Volver a Insights

¡Otro buen lío!

Alan Smith
laurel-and-hardy.jpg (1)
© spatuletail | Shutterstock.com

¿Se ha imaginado alguna vez en un escenario que parecía una pesadilla, cuando se encuentra frente a otra parte en una negociación y parece que el socio que ha llevado con usted a la reunión ha perdido el rumbo,  y comienza a revelar nueva información y a ceder en cosas que se habían acordado mantener en la negociación,  o a ser  conciliador cuando deberían haber sido duros o duro cuando deberían haber sido conciliadores.?

Peor aún, la otra parte se ha dado cuenta de esto y ha comenzado a centrarse en su colega, aunque había aceptado liderar usted la negociación.

Mucho de esto puede resolverse preparándose bien para la negociación y teniendo un plan claro, pero puede ser difícil en el mundo real, cuando su compañero (¡que incluso puede ser su jefe!) comienza a pasar por alto lo acordado.

Si has visto la película fantástica, Stan y Ollie, puedes ver lo fácil que puede ser desviarse de un plan y cómo en el caso de Laurel y Hardy puede condicionar para el resto de tu vida.

Stan Laurel y Oliver Hardy estaban en la cima de su reputación para hacer películas exitosas para el legendario productor Hal Roach. Roach nació en 1892 en Nueva York ; después de una vida difícil trabajando como desollador de mulas, cazador y buscador de oro, entre otras cosas, terminó en Hollywood y comenzó a buscar empleo como extra en comedias. Todas las opiniones, incluida la suya, decían que era un actor terrible, pero vio un futuro en el negocio de las películas y en la producción de películas, especialmente comedias.

En su relación como productor de Laurel y Hardy, era Roach el quien ponía los términos. Le pagó a las dos estrellas (las superestrellas como lo serían hoy) un salario, lo que significaba que a pesar de su éxito, seguían siendo relativamente pobres, no compartían la taquilla, aunque  eso era  aun muy raro en la época..

La otra jugada inteligente fue mantener a Laurel y Hardy en contratos separados y no sincronizados. Cuando se renovó el contrato de Stan,  éste  y Ollie acordaron solicitar unos cambios que Roach rechazó. Ollie no siguió el plan acordado y continuó haciendo películas para Roche sin Stan, lo que en parte provocó que la pareja perdiera el gancho con el públicos y definitivamente que ambos salieran mal parados..

En la pantalla, Hardy era la figura paterna del Stan más inocente, pero fuera de la pantalla sus personalidades eran muy diferentes, y Laurel era el profesional más serio. Mientras que Hardy estaba feliz de dejar su trabajo cuando se marchaba del set para ir a apostar o a jugar al golf, Laurel, en cambio, era un adicto al trabajo, refinando guiones y películas que se prolongaban hasta bien entrada la noche.

Estas diferencias no les ayudaron como equipo. Roach parecía poder separarlos a pesar del  evidente respeto, admiración y,  cariño que ambos se profesaban..

¿Cuál es la respuesta a estos desafíos? Bueno, si no puede controlar a su colega a pesar de toda la preparación y la práctica que pueda realizar, y no se toma un tiempo durante la reunión para volver a encarrilarla, la cosa no va a funcionar.  Mi consejo es que no lo lleves contigo. Lleva a la negociación a otra persona o simplemente hazlo tú mismo contando con su autoridad.

Para Ollie, tal vez hubiera sido más rentable mantener la relación con Stan y respetar sus pactos . Olli  los metió en un lío por no hacerlo.

Alan Smith
Más de Alan Smith:
¿Es todo negociable?
Preguntas
Volver a Insights

Suscríbete a nuestro blog

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply. We value your privacy. For more information please refer to our Privacy Policy.