Volver a Insights

Otra línea roja quebrada

Robin Copland
crossed-red-line.jpg (1)
© Tony Craddock / Shutterstock.com

Ha llegado a su fin. La primera ministra, Theresa May, ha renunciado a su puesto por no haber conseguido su acuerdo sobre el Brexit en el Parlamento. Quedó claro que su última versión del acuerdo no tenía ninguna posibilidad de éxito; además, ella había perdido la confianza de sus parlamentarios y como dijo un comentarista a principios de esta semana, el líder de cualquier partido político, en una democracia, lidera su partido solo con el permiso de sus miembros.

Por primera vez en la memoria viva, es justo decir que un primer ministro británico ha renunciado por no haber negociado un acuerdo apropiado. Si un acuerdo que se adaptara a todas las opiniones  fue posible alguna vez, es otra cuestión, que cualquier primer ministro entrante, presumiblemente del ala favorable al Brexit, del partido conservador, va a descubrir. Theresa May habló de la necesidad de comprometerse en su discurso de renuncia en Downing Street el viernes de la semana pasada y, para ser justos, si hubiera tenido el beneficio de Doctor Who's Tardis hace tres años, bien podría haber escuchado atentamente esas palabras en su futuro anterior. Ella expuso todas sus "líneas rojas", convocó a una elección general innecesaria y se negó firmemente a involucrar a casi cualquier persona fuera de su propio círculo interno, mientras negociaba su infortunado acuerdo con la UE. El acuerdo que la UE dice ahora  que no es negociable.

Pero luego está Irlanda, algunos podrían decir que el respaldo fue el clavo en el ataúd, pero la verdad del asunto es que Irlanda apareció poco en el debate sobre el Brexit hace tres años; no era un problema, ni siquiera se discutió, excepto, obviamente, en la propia Irlanda del Norte. Ninguno de los bandos en el debate pareció pasar mucho tiempo pensando en los estrechos vínculos norte-sur que se habían desarrollado como parte del acuerdo de Viernes Santo y que hicieron mucho para comenzar el proceso de curación entre todos, excepto los más ardientes y extremos de ambos lados de la brecha. ¿Cómo se puede cuadrar un círculo?

Y la última ironía en todo esto fue la elección general imprevista de la Sra. May que eliminó a su mayoría en la Cámara de los Comunes y la lanzó a los lobos del partido unionista demócrata, un grupo de parlamentarios que ni siquiera reflejan la mayoría de la opinión en Irlanda del norte.

 

Por lo tanto, no se han aplicado las habilidades básicas de negociación y se ha llegado a esto. ¿Cómo puede el nuevo Primer Ministro hacer avanzar la situación?

 

  • La práctica de conversaciones tempranas, en privado, antes de que se hagan promesas públicas sería un comienzo.
  • Compromiso temprano con todos los lados de la Cámara de los Comunes. Es posible que necesite los votos de todos los habitantes de la Cámara.
  • Principios rectores claros que conducen a ...
  • Un conjunto de objetivos claros y realistas.
  • Establecer las menos “líneas rojas” que sea posible
  • Una amenaza creíble: Boris Johnson, o lo amas o lo odias, al menos ha salido y no ha descartado un “No Acuerdo" fuera de la mesa
  • La flexibilidad, para darse cuenta de que para lograr algunos objetivos importantes, es posible que algunos objetivos menos importantes se deban intercambiar de la mesa.
  • Tan poca “fe ciega” como sea posible y, sin duda, mantener cualquier "triunfalismo" callado.
  • En términos de tácticas de negociación: una gran cantidad de "suposiciones" y "qué pasaría si" podría ser un comienzo útil.
Robin Copland
Más de Robin Copland:
Oferta doble
La Balanza De Poder
Volver a Insights

Suscríbete a nuestro blog

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply. We value your privacy. For more information please refer to our Privacy Policy.