Volver a Insights

Estar al tanto de las grandes negociaciones del mundo

Stephen White
usa-china.jpg (1)
© rawf8 | Shutterstock.com

"Nada está acordado hasta que todo esté aceptado". Esta frase-guía, que forma parte del artículo 50 del Tratado de la Unión Europea *, ha sido una constante durante las negociaciones sobre el  Brexit. Pero otras dos negociaciones internacionales que aparecieron en las noticias de esta semana revelan una glosa diferente en esta guía, que aunque parezca lógica y moralmente correcta puede ser mucho más flexible que a primera vista.

 

En primer lugar las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China. Todo iba bien con ambas partes, aparentemente moviéndose hacia un acuerdo. Después, de manera inesperada, a principios de esta semana, EE. UU, amenazó con mayores aumentos de aranceles para los productos chinos que se implementaron el viernes pasado. El motivo de estas amenazas fue que el viernes de hace dos semanas, Washington recibió de Beijing un borrador revisado del acuerdo (150 páginas), lleno de reveses y retrocesos por parte de los chinos. Estos se referían principalmente a las demandas hechas por los negociadores de los Estados Unidos, (y aparentemente aceptadas en principio por los negociadores chinos) ,sobre temas como el robo de propiedad intelectual y la transferencia de datos técnicos obligatorios. Demandas que requieren cambios en la legislación china para ser efectivas. Las revisiones afectaban al estado legal de estos cambios, debido a las afirmaciones chinas de que la nueva legislación llevará años en ser promulgada. Los negociadores estadounidenses no pasaron un buen momento.

 

En segundo lugar, el acuerdo nuclear de Irán de 2015 volvió a ser noticia. Siendo parte del acuerdo bajo la presidencia de Obama, los Estados Unidos decidieron en 2018 que no les gustaba el acuerdo, se retiraron de él y volvieron a imponer sanciones a Irán que han tenido un gran efecto económico. Los otros firmantes originales del acuerdo, incluido el Reino Unido, han mantenido la fe en él, al menos superficialmente, pero no lo suficiente para las autoridades iraníes, que ahora están amenazando con retroceder en algunas partes del acuerdo, específicamente en aquellas que impidieron a Irán el enriquecimiento de uranio  para lograr la creación de  armas.

 

¿Qué aprendemos de estos dos ejemplos? En el caso de Estados Unidos y China, queda claro que los negociadores chinos estaban dispuestos a probar la reapertura de los elementos del acuerdo que los Estados Unidos habían acordado. Al hacer esto, calcularon que lo peor que podría suceder era que serían devueltos a la línea de las sanciones de los Estados Unidos; incluso entonces podrían llegar a mejorar algunas partes del trato (desde su perspectiva), así que había poco que perder. La única manera en que EE. UU. puede detener este comportamiento es tomar represalias. Y estoy seguro de que lo harán. En el acuerdo nuclear de Irán, los Estados Unidos no amenazaron con retirarse o alzaron la voz acerca de retirarse. Ellos simplemente se retiraron. El mejor sonido para su comportamiento es "No se acuerda nada, incluso después de que todo se haya acordado". (Tienen forma a este respecto en términos del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático también). Si a un lado realmente no le gusta un acuerdo que ha firmado, retirarse sigue siendo una opción. Compare eso con el comentario de ayer en una conferencia de prensa cuando el secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Jeremy Hunt, dijo que "si los iraníes rompen el acuerdo, habrá consecuencias reales". Estoy seguro de que los iraníes están temblando.

 

Entonces, no amenace con hacerlo a menos que esté preparado para demostrar que lo hará. Eso es, por supuesto…¡ si tienes poder! O al menos tienes confianza en manifestar poder. Y al hacer referencia a estos dos ejemplos ,de nuevo  volvemos al Brexit, es donde seguramente los negociadores de U.K. pudieron haberlo hecho mejor. No es que no le gritaron a los negociadores de la UE lo suficientemente fuerte, ni que  no amenazaran lo suficiente . Lo cierto es  es que  ya fuera mucha o poca amenaza, al final no se hizo realidad.

  

 

* El texto en realidad dice lo siguiente: Las negociaciones bajo el Artículo 50 TUE se llevarán a cabo de manera transparente y como un paquete único. De acuerdo con el principio de que no se acuerda nada hasta que se acuerde todo; los elementos individuales no se pueden liquidar por separado.

Stephen White
Más de Stephen White:
Prohibido
Activismo y Negociación
Volver a Insights

Suscríbete a nuestro blog

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply. We value your privacy. For more information please refer to our Privacy Policy.