Volver a Insights

¡No, No, No!

Alan Smith

“No” se está convirtiendo en la palabra menos popular en Ingles, según la investigación realizada por el diccionario de Oxford en todo el mundo, donde buscaba la palabra más despreciada en Ingles.

Partiendo de lo que se esperaba ser la mayor encuesta mundial sobre un idioma, el editor del diccionario invito a personas de habla inglesa a responder una serie de preguntas para encontrar la palabra menos popular en Ingles.

El diccionario de Oxford esperaba la contribución de miles de personas, lo que le permitiría hacer una lista de las palabras menos populares por país, edad y género, y que revelara similitudes y diferencias en todo el mundo. Muchos lo hicieron antes que se tuviera que detener la encuesta debido a la introducción de palabras, que sólo se pueden describir como inapropiadas.

Antes, más de 8.000 personas habían contestado con palabras como “húmedo” encabezando la lista, seguido por “odio”, “no” y “no puedo”.

Personalmente me gusta la palabra “húmedo” no entiendo a lo que se refería la gente. Una tarta húmeda y jugosa o a una cena con pavo de navidad.

Los psicólogos cognitivos dicen que las palabras no gustan por una de estas tres razones: el sonido de la palabra, la connotación que tiene o alguna forma de transmisión social que la hace desagradable.

Sospecho que el tercer punto es la razón por la cual la gente no le gusta la palabra “no”.

“No” es una pequeña palabra. Es una silaba y dos letras. ¿Qué tan poderosa puede ser? La palabra “no” es una barrera. Puede descarrilar ideas y crear dudas. Si es escuchada demasiadas veces, es posible que al final tenga que replantearse toda su vida. Nosotros odiamos el no, porque pone todos nuestros planes o propuestas en espera, detiene todos nuestros planes.

Pero tal vez “no” no es un problema. De hecho, como negociador profesional, no tengo ninguna aversión a esta palabra. En muchas situaciones me gusta que la otra parte la use.

Piénselo.

Intenta vender un proyecto, un plan o un presupuesto y la otra parte le dice que sí, enseguida. Ellos le estrechan la mano directamente. ¿Usted a conseguido el mejor acuerdo posible? Creo que no.

Si ellos dicen “no”, fabuloso. He comenzado en el lugar correcto, entonces tengo que diseñar, ajustar, agregar valor a mi propuesta de una manera que inicie el viaje hacia el sí.

Aprender a amar el “no”, puede incluso en convertirse en una de sus palabras favoritas.

 

Alan Smith

 

Alan Smith
Más de Alan Smith:
Recordar
Sin Resentimientos
Volver a Insights

Suscríbete a nuestro blog

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply. We value your privacy. For more information please refer to our Privacy Policy.