Volver a Insights

Aprender De Los Niños De 4 Años

Stephen White

Un reciente documental de televisión (La Vida Secreta a Los 4 Años) dio una fascinante visión de la forma en que los adultos trabajan. Los productores de cine pusieron en una guardería cámaras ocultas, y pusieron a un grupo de niños de 4 años a interactuar entre sí, bajo la supervisión de dos profesores expertos, y secretamente vigilados por un grupo de psicólogos infantiles.

Una vez identificados algunos de los rasgos de personalidad de los niños, se dividieron en dos grupos y se les invito a construir una casa con cajas de cartón y luego decorarla. Los grupos fueron preseleccionados; uno tenía a los niños más dominantes y el otro a los menos dominantes. Se les dijo que el equipo que construyera la mejor casa sería el ganador. Ambos grupos empezaron el proyecto con entusiasmo, pronto dio paso a las discusiones y una eventual pérdida de interés entre el grupo dominante, ya que cada miembro competía por la supremacía. Se olvidaron de trabajar en equipo y el resultado fue que ninguna casa fue construida. Mientras tanto, los miembros del grupo menos dominante en silencia consiguieron el trabajo, trabajaron bien juntos, realizaron un buen esfuerzo y ganaron el premio.

Los negociadores, a menudo sientes que ser el macho alfa (o su equivalente femenino) es una ventaja, porque su comportamiento se apodera de la iniciativa y, a menudo asusta a la otra parte llevándola a la sumisión. Tal vez es bueno, pero en la mayoría de las negociaciones, los negociadores tienen que adaptar su personalidad para actuar como miembros de un equipo. Una receta para el desastre es cuando el equipo se compone de negociadores dominantes.

Esta situación se está gestando en las negociaciones que tendrán lugar entre el nuevo gobierno griego y la Troika europea. Ambas partes (equipos) están llenos de egos. En el lado griego el señor Tsipras, el primer ministro, y el señor Varoufakis, el ministro de finanzas, creen que han interpretado la estrategia de anti-austeridad a la perfección, aunque sus interpretaciones parecen ser diferentes y susceptibles a cambiar (¿negociarán o no?). Y por el lado de la Troika europea la idea del que señor Junkers, Christine Lagarde, y Mario Draghi pondrán sus personalidades a un lado y trabajen como un equipo crea fácilmente credulidad, no importa la influencia adicional de la señora Merkel y otros líderes europeos.

Quizá tengan que pasar más tiempo en torno a un grupo de niños de 4 años.

 

Stephen White

Stephen White
Más de Stephen White:
Masa crítica
Cartas a la Unión Europea
Volver a Insights

Suscríbete a nuestro blog

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply. We value your privacy. For more information please refer to our Privacy Policy.