2019_07_29-one-small-step.jpg
© Scotwork NA

Un pequeño paso

Publicado: ago. 05 , 2019
Autor: Brian Buck    

Hace medio siglo, John Houbolt escribió una carta que cambió el camino de Estados Unidos hacia la Luna. "Algo como una voz en el desierto", escribió: "Me gustaría transmitir algunos pensamientos que me han preocupado profundamente en los últimos meses". Sin estas palabras y las siguientes, es muy posible que nunca hubiésemos podido haber logrado el sueño de John F. Kennedy de poner a un hombre en la Luna y devolverlo a salvo a la Tierra. Con este momento histórico en mente, no puedo evitar pensar cuantos sueños nunca se hicieron realidad porque nos estorbamos a la hora de intentar alcanzar nuestro propio éxito.

Al celebrar las bodas de oro del desembarco lunar del Apolo 11, debemos recordar el hito histórico que fue. Los ordenadores funcionaban con tarjetas perforadas y su capacidad de computación era minúscula en comparación con la de los teléfonos móviles que llevamos en nuestros bolsillos. De hecho, sin la búsqueda americana de llegar a la Luna, ¡no habría teléfonos móviles en absoluto! Si eres un fanático del espacio (como yo) o no, es difícil negar la importancia de ese logro.

En mayo de 1961, cuando el presidente Kennedy pronunció su famoso discurso en el Congreso, la NASA se centró en un aterrizaje directo sobre la Luna. Lo que significaba que construirían un cohete de 400 pies de alto y más ancho que la base del Monumento a Washington. Luego lo dispararían a la Luna, lo aterrizarían suavemente allí y finalmente lo devolverían a la Tierra, tal como lo imaginó Julio Verne en su libro de 1865, De la Tierra a la Luna. (Hoy en día, esto se conoce como VTVL: despegue vertical, aterrizaje vertical).

Para poner en perspectiva lo absurda que fue esta idea, ¡la primera VTVL exitosa no se realizó hasta 2015!

En ese momento, sin embargo, el grupo de pensadores de la NASA estaban centrados en conseguir el ascenso directo. John Houbolt, sin embargo, insistió en que no funcionaría debido a la enormidad y al peso del cohete para que esto sucediera. Abogó por un enfoque de órbita lunar (LOR) que sería más sencillo y requeriría mucho menos para asegurar el éxito. En ese momento, su idea era tan extravagante para el equipo, que pensaba que sería excluido. Pero su persistencia e insubordinación lo llevaron a saltarse varias capas organizacionales y escribir su famosa carta al Administrador Asociado de la NASA, Robert Seamans.

Finalmente, el pensamiento de equipo se rompió y el LOR fue aceptado. Sin embargo, es posible que nunca hubiésemos llegado a la Luna si no fuera por una persona tenaz que desafiaba el statu quo y, al mismo tiempo,  otra persona que supo tener  el liderazgo suficiente y que fue flexible con respecto a la estrategia, mientras estaba centrado en su objetivo. Esta es una buena lección en perspectiva, la de la importancia de probar los supuestos.

Como tantas otras personas, he sido víctima de estar tan convencido de que una determinada estrategia funcionaría, en ocasiones  he perdido la capacidad de considerar otros puntos de vista. A lo largo de los años, he desarrollado técnicas para obtener la perspectiva y los comentarios que necesito para probar mis suposiciones, pero es algo que debo hacer conscientemente. Aquí hay algunos consejos para ayudarte a hacer lo mismo:

  • Busca una segunda opinión. Encuentra personas que puedan hacer de abogados del diablo contigo, personas que puedan desmembrar tu idea y hacerte las preguntas difíciles. Serán inestimables para ayudarte a ver tus fallos.
  • Fuerza una alternativa. Incluso si crees que tienes la mejor idea del mundo, oblígate a pensar en una alternativa. Te sorprenderá el grado en que tu mejor idea mejorará con lo que descubrirás en tu alternativa.
  • Simular la estrategia. Ya sea a través de un juego de roles u otros medios, encuentra formas de simular tu estrategia para ver si genera los resultados que estás buscando. Incluso un simple juego de roles con un colega será muy revelador.

Gracias, Sr. Houbolt, por ser terco. Y gracias, señor Seamans, por ser flexible. Sin ustedes dos, la historia de Estados Unidos y  de la Luna podría haber sido muy diferente

Sal de este mundo

No sucumbas al pensamiento grupal. Consigue que alguien te ayude a evolucionar tu estrategia. ¡Estamos aquí para ayudar! Podemos ser tu asesor y tu entrenador. Ya sea que nos llames para crearte tu estrategia, o para ayudarte a prepararte o para desarrollar las habilidades de negociación de tu equipo, podemos ayudarte a ganar en la mesa de negociaciones.

Hemos estado haciendo consultoría y formando en  nuestra metodología de negociación comprobada durante más de 40 años. Conocemos el proceso, podemos identificar las habilidades requeridas y tenemos las técnicas para negociar mejores acuerdos para ti. Llámanos y hablemos sobre lo que podríamos hacer por ti.


COMPARTIR

blogAuthor

Sobre el Autor:

Brian Buck    
No bio is currently avaliable

SUSCRÍBASE A NUESTRO BLOG

Nos importa su privacidad. Para mayor información lea nuestra Política de Privacidad


ENTRADAS RECIENTES


TAGS

Último Blog:

Lo que se debe y no se debe hacer al negociar por correo electrónico

Un estudio reciente de Mckinsey publicado en la página web de Harvard Business Review descubrió que el trabajador medio a tiempo completo gasta alrededor del 28% de sus horas de trabajo a la semana revisando y respondiendo correos electrónicos. Eso es aproximadamente 2 horas y media de su día de trabajo dedicado a comunicarse electrónicamente con colegas, clientes y otras partes con las que está negociando. Sin embargo, según una encuesta encargada por Adobe que apareció en Huff Post, ¡algunos profesionales pueden pasar hasta 6.3 horas al día en el correo electrónico! Esto puede cambiar a medida que la Generación Z prefiera la mensajería instantánea, mensajes de texto y foros de colaboración.

Último Tweet:

Scotwork España, S.L.
C/Hernani, 57, Bajo Oficina 3
Madrid
28020
España
(+34) 914 354 999
info.es@scotwork.com
Síguenos
cpd.png
voty2016_sign_gold.png