two-faced.jpg
© suslo | Adobe Stock

¿Podemos hablar aquí tranquilamente?

Publicado: jul. 17 , 2019
Autor: Alan Smith

 

Matt Hancock, el diputado de los Tory en Reino Unido, hizo ayer un comentario revelador en el Parlamento.

Cualquiera que tenga que tratar con personas que tienen una personalidad muy diferente, dependiendo de si se reúnen con ellos en privado o en  público, reconocerá esta situación.

Hancock estaba describiendo a su opositor el Secretario de Salud en la sombra, Jonathan Ashworth, durante un intercambio sobre política de salud en su casa. Dijo, y no hago más que citar, que Ashworth en privado era muy amable, que cuando llegó y se puso de cara al público tenía que ponerse en forma, recto,  para demostrarle a sus jefes que realmente estaba de su lado.

Debo decir que he experimentado ambos entornos, tanto en público como en privado, cuando se trata de elegir el formato y el lugar para mis negociaciones.

Una vez tuve un cliente que se comportó un poco como Ashworth. Era agradable y colaborador como el que más cuando nos conocimos cara a cara, pero se convirtió en un acosador fanfarrón frente a sus colegas. Le encantaba mostrar y demostrar lo poderoso que era. Se comportó con tan malas formas que uno de los miembros de mi equipo se negó a ir a las reuniones cuando personas  de este tipo es tuvieran  presentes.

Recuerdo una vez que recibí una llamada de este cliente, que procedió a despotricar de una manera incontrolable. Le dije que sería útil para mis colegas escuchar sus inquietudes y les informé que los pondría en el teléfono con altavoz cuando estaba en la sala de juntas.

Inmediatamente se calmó (o al menos parecía hacerlo). En realidad, estaba solo en mi oficina, pero él no necesitaba saberlo.

Como todos sabemos, cuando estamos negociando, estamos lidiando con un conflicto. Conflicto es una palabra fea, por lo que podemos llamarlo desacuerdo, escaramuza o divergencia de opinión. Pero sí tratamos con las diferencias, con las que muchas personas se encuentran incómodas.

Si quiere ser filosófico al respecto, Sartre sugiere que debido a que la vida no tiene un significado intrínseco, asignamos nuestro propio significado en cuanto a quiénes somos y qué hacemos. Por lo tanto, cuando alguien no está de acuerdo con nosotros, lo vemos como un desafío para nuestra propia existencia. O como un infierno para otras personas.

Ciertamente, te encuentras en un metro de Londres lleno de gente, durante el calor de junio.

Yo sugeriría que cuando se trata de un conflicto, pensemos en tratar de sacar todo el calor posible de la discusión. Eso puede significar tratar de controlar el ambiente de la situación.

Soy un gran fan (como Steve Jobs fue) de salir a caminar para hablar las cosas y tranquilizarlas. Existe todo un método de terapia que sugiere que caminar y hablar crea un ambiente relajado, que también estimula la creatividad, esencial para la creación de ofertas creativas.

Elige tu lugar para negociar y reconócete por cómo eres. Esto te podría ayudar.


COMPARTIR

Alan Smith

Sobre el Autor:

Alan Smith
Mi experiencia es marketing y publicidad. Después de graduarme en Economía, entré en el mundo de la agencia para convertirme a los 28 años, en el MD del mayor proveedor independiente de marketing de Londres.

Leer más sobre Alan Smith

Más artículos de Alan Smith

SUSCRÍBASE A NUESTRO BLOG

Nos importa su privacidad. Para mayor información lea nuestra Política de Privacidad


ENTRADAS RECIENTES


TAGS

Último Blog:

Domar el ego

"¡No hay forma de que podamos perder este trato!", Alardeó mi jefe de desarrollo de negocio. De hecho, estaba tan seguro de que el acuerdo estaba en nuestro bolsillo que presionó con éxito al equipo ejecutivo para que invirtiera antes de ver el contrato final. Puede que te sientas avergonzado, porque probablemente ya has predicho que va a ocurrir, pero te sorprenderá el resultado final.

Último Tweet:

Scotwork España, S.L.
C/Hernani, 57, Bajo Oficina 3
Madrid
28020
España
(+34) 914 354 999
info.es@scotwork.com
Síguenos
cpd.png
voty2016_sign_gold.png