2019_04_22-fish.jpg

¿Pescado o cebo cortado?

Publicado: abr. 29 , 2019
Autor: Brian Buck

“¿Pescado o cebo cortado?” Esa fue la última pregunta que mi novia me hizo cuando salía del bar. Ella me había llevado allí para discutir nuestro futuro. Habíamos estado saliendo durante un tiempo, pero no estaba realmente claro a dónde iba nuestra relación. Tengo que admitir que me sorprendió lo que mis amigos llaman "la charla". Ella quería conocer mis intenciones. Nos estábamos divirtiendo mucho, señaló, pero si esto no se dirigía hacia algo más serio, agregó, "¿cuál es el objetivo?"

 

Francamente, no me sentía cómodo al ser empujado a evaluar nuestra relación de esa manera. ¿Cómo se suponía que iba a saber a dónde iba? A largo plazo no pensaba como lo estaba pensando ella, yo estaba disfrutando el momento. Aprendí dos grandes lecciones en ese momento que tuvieron un gran impacto en mis relaciones y en cómo resuelvo los conflictos con los demás. Irónicamente, también tiene un impacto en cómo llevo a cabo una negociación.

 

La primera lección es tener en cuenta lo que la otra persona quiere o necesita. En mi relación, presumí que ambos queríamos lo mismo: diversión. Nunca pensé por un momento que mi novia quisiera algo más que eso. Para muchas negociaciones sobre las que aconsejo, este es uno de los mayores errores que cometen las personas: pasan mucho tiempo pensando en sí mismos y en lo que quieren, y no abordan nada que sea importante para el otro lado. Este hecho inevitable crea tensión, lo que resulta , si hablamos de un proceso de negociación, una duración mucho mayor de la necesaria. Algunos consejos (para citas y tratos):

 

· Haz preguntas. ¿Qué quieren ellos? Es simple, pero efectivo. Después de todo, nunca lo sabrás si no preguntas.

 

· Pon a prueba tus suposiciones. Puede que pienses que sabes lo que quieren, pero descúbrelo poniendo a prueba tus suposiciones.

 

· Confirmar sus necesidades. Cuando crea que ha escuchado algo que es importante para ellos, confírmelo. Podría ser tan simple como preguntarles: "He oído que esto es importante para usted. ¿Es eso correcto?"

 

La siguiente lección es conocer mis propios límites. Cuando tuvimos "la charla", todavía no estaba contemplando a dónde quería llevar la relación. Por lo tanto, cuando me desafiaron con respecto a mis intenciones, no pude responder fácilmente (lo cual es probablemente la razón por la que me dejó en el bar...). La realidad es que, si bien yo no sabía qué quería ella, tampoco sabía qué quería yo ni cuáles eran mis límites. Dicho esto, nunca podría evaluar la relación de la forma en que ella podía, por lo que sabía que era hora de alejarse. Irónicamente, veo que sucede lo mismo en las negociaciones: cuando los negociadores se ponen tan obcecados en llegar a un acuerdo, pero no tienen idea de hasta dónde pueden llegar, no tienen forma de evaluar la calidad del acuerdo que están haciendo. Mi consejo para ellos (y para los románticos desesperados):

 

• Saber lo que quieres. Si no sabes lo que quieres, nunca sabrás si lo tienes.

• Saber lo que no quieres. El hecho de que haya podido obtener algo no significa que realmente lo desees.

• Sepa cuándo alejarse. Hay un punto en el que un mal acuerdo es un mal acuerdo (o una mala relación es una mala relación). Sepa dónde está ese punto antes de adentrarse en él.

 

Esas fueron lecciones de vida aprendidas de un momento incómodo, en un bar. Sin embargo, pienso que continúa aportándome lecciones hasta este día. ¿Qué le ha pasado a la novia? Si bien no había pasado mucho tiempo pensando en mi futuro con ella, salí del bar con muchas cosas en las que pensar. Tenía muchas preguntas que responder, como ésta:

"¿Estoy más feliz con ella o sin ella?" La respuesta fue "más feliz con ella". Seis meses después, nos comprometimos. Un año después nos casamos. Y aquí estoy, dos décadas después, aún más feliz con ella de lo que nunca hubiera estado sin ella.

 

¿Pesca o corte de cebo?

Si está teniendo dificultades para averiguar por dónde llevar su negociación, ¡podemos ayudarle! Podemos ser su asesor y su entrenador. Ya sea que nos llame para elaborar su estrategia, o que lo ayudemos a prepararse, o que necesite desarrollarlas habilidades de negociación de su equipo, podemos ayudarle a ganar en la mesa de negociaciones.

 

Llevamos trabajando como consultores y enseñado nuestra metodología de negociación comprobada durante más de 40 años. Conocemos el proceso, podemos identificar las habilidades requeridas y tenemos las técnicas para negociar mejores acuerdos para usted. Llámenos y hablemos sobre lo que podríamos hacer por usted.


COMPARTIR

blogAuthor

Sobre el Autor:

Brian Buck
No bio is currently avaliable

SUSCRÍBASE A NUESTRO BLOG

Nos importa su privacidad. Para mayor información lea nuestra Política de Privacidad


ENTRADAS RECIENTES


TAGS

Último Blog:

Lo que se debe y no se debe hacer al negociar por correo electrónico

Un estudio reciente de Mckinsey publicado en la página web de Harvard Business Review descubrió que el trabajador medio a tiempo completo gasta alrededor del 28% de sus horas de trabajo a la semana revisando y respondiendo correos electrónicos. Eso es aproximadamente 2 horas y media de su día de trabajo dedicado a comunicarse electrónicamente con colegas, clientes y otras partes con las que está negociando. Sin embargo, según una encuesta encargada por Adobe que apareció en Huff Post, ¡algunos profesionales pueden pasar hasta 6.3 horas al día en el correo electrónico! Esto puede cambiar a medida que la Generación Z prefiera la mensajería instantánea, mensajes de texto y foros de colaboración.

Último Tweet:

Scotwork España, S.L.
C/Hernani, 57, Bajo Oficina 3
Madrid
28020
España
(+34) 914 354 999
info.es@scotwork.com
Síguenos
cpd.png
voty2016_sign_gold.png