walking-dog.jpg
© Smit | Shutterstock.com

¡Pasando por todas las etapas!

Publicado: abr. 04 , 2019
Autor: Alan Smith

Los lectores habituales  recordarán que hace unas semanas escribí una entrada en el blog sobre mi nuevo perro Grouse y que la buena formación produce resultados excelentes.

Intento ir pasando por todas las etapas necesarias para su adiestramiento, peo en algo esto fallando

Estoy haciendo todo lo posible por cansarlo y regularmente salimos a dar largos paseos por el campo que está cerca de casa. Estoy llegando al menos hasta 25,000 pasos al día, y lamentablemente el único que se está agotando soy yo. Él, como todos los buenos perros que trabajan, está constantemente buscando un estímulo y corre de lado a lado tratando de olfatear conejos, faisanes o cualquier otro animal salvaje que pueda encontrar.

Perezoso, simplemente lo dejé seguir con la búsqueda de esos estímulos. Deambulando detrás de él escuchando mis podcasts. . Eso simplemente no es lo suficientemente bueno para Grouse. El perro, listo y reconociendo que no estoy comprometido, salió corriendo en busca de algo más interesante y lo perdí por más de media hora.

Como acabamos de entrar en la primavera, y muchos de los campos cercanos están llenos de ovejas embarazadas, las campanas de alarma y la presión arterial sonaban en mis oídos. Mi granjero local, aunque sea un buen tipo, tiene derecho a disparar a cualquier perro que acose a su rebaño.

Cuando, finalmente, Grouse regresó, lo traje a casa y llamé a un entrenador para pedirle algunos consejos. Sam, más o menos, dijo ¡qué esperabas! No fue culpa del perro, fue mía, por no estar más involucrado en lo que estaba haciendo. (Para ser justos, lo dijo de una manera mucho más agradable).

Cuando paseo con el perro, tengo que desempeñar un papel mucho más activo para así mantener su atención. Tengo que llevar una pelota y un muñeco para lanzar  y poder jugar, tengo que silbarle para que se siente, si se aleja más de 20 metros de distancia, tengo que atraerlo hacia mi posición. Esencialmente, tengo que convertirme en lo más importante en su vida, todo el tiempo.

Esto me hizo pensar en cuánta distracción hay alrededor de nosotros todo el tiempo, y cómo necesitamos centrarnos realmente en el trabajo que tenemos entre manos.

La escucha activa es un requisito de gran importancia para el gran negociador, y es una de las cosas que se está perdiendo en esta era de comunicación "por transmisión". La comunicación es una calle de doble sentido y requiere toda nuestra atención.

Necesitamos respetar al otro lado prestando toda la atención a lo que dicen y mostrarles que estamos escuchando al mantenernos en silencio hasta que sea apropiado, y resumir con precisión lo que hemos escuchado. Necesitamos realizar comentarios sintiendo curiosidad por lo que dicen (y lo que no dicen) y hacer muchas preguntas

Si realmente tratamos de entender qué es lo que intenta y quiere el otro lado y nos conectamos con ellos a través de una relación adecuada, quizás a cambio nos escuchen.

La próxima vez que tenga la oportunidad de escuchar realmente a alguien, haga lo posible para quedarse con ellos y prestar atención. Usted podría aprender algo valioso. Yo sé que Grouse me enseñó algo crítico esta semana.

No es de extrañar que los perros sean nuestros mejores amigos.


COMPARTIR

Alan Smith

Sobre el Autor:

Alan Smith
Mi experiencia es marketing y publicidad. Después de graduarme en Economía, entré en el mundo de la agencia para convertirme a los 28 años, en el MD del mayor proveedor independiente de marketing de Londres.

Leer más sobre Alan Smith

Más artículos de Alan Smith

SUSCRÍBASE A NUESTRO BLOG

Nos importa su privacidad. Para mayor información lea nuestra Política de Privacidad


ENTRADAS RECIENTES


TAGS

Último Blog:

El tamaño ideal de un equipo negociador.

Negociaciones: ¿'Holgazanería social' en la mesa? Para las negociaciones de alto riesgo, decidir la cantidad de personas en la mesa es una parte importante de la planificación. La respuesta se encuentra en algún lugar entre los viejos dichos, "dos cabezas son mejores que una" y "demasiados cocineros estropean el caldo". Se puede obtener orientación sobre el tamaño del equipo a través del trabajo pionero de Maximillian Ringlemann, un científico francés del siglo pasado. El interés de Ringlemann estaba en el poder y ene esos años, la fuente de poder más común era el caballo. Enganchó un caballo a un instrumento de medición y determinó la cantidad de energía generada.

Último Tweet:

Scotwork España, S.L.
C/Hernani, 57, Bajo Oficina 3
Madrid
28020
España
(+34) 914 354 999
info.es@scotwork.com
Síguenos
award 1.jpg
award 2.jpg
Scotwork CPD 2020