brexit-job.jpg
© aurielaki | Shutterstock.com

Brexit

Publicado: mar. 28 , 2019
Autor: Robin Copland

Estuve hablando con un amigo mío de Singapur esta semana y surgió el tema del Brexit. Su pregunta fue: ¿cómo puede la madre de todos los parlamentos haberse metido en un lío por la pregunta sobre el Brexit? Me dijo que a las 20.00 en Singapur, el tráfico se detiene y, si es posible, todos se reúnen alrededor de un televisor para ver la última entrega del programa de humor que está protagonizando Westminster. No es exagerado decir que el resto del mundo mira con asombro cómo la democracia británica se desgarra en pedazos.

Y me hizo pensar. ¿Cómo ve un negociador el proceso desde el principio hasta (bueno, iba a decir) el "final” (pero me parece que aún no estamos cerca del final)?.

 

Los objetivos

¿La pregunta que nos hicieron en el referéndum fue binaria (de dos salidas) - dentro o fuera? No hay matices. Sin sombras de grises (y, esto, amigos míos, es porque los referendos son cosas tan difíciles de controlar). El resultado fue cercano: 52% - 48%. Esto nunca fue un respaldo rotundo y debería haberle señalado a los negociadores un Brexit más "blando" que "duro". El problema fue que los extremistas del lado ganador comenzaron a hablar en términos triunfalistas: "la voluntad del pueblo", "la democracia ha hablado", etc., cuando, de hecho, la voluntad del pueblo, tomada en conjunto, fue menos arraigada de lo que afirmaban. Por supuesto, lo que decían los contrarios era cierto; los "que querían quedarse" usaron un argumento ayudados por la cercanía del resultado, inmediatamente iniciaron una campaña en la línea de "estábamos mal informados", "la parte que estaba a favor de salir le mintió al pueblo británico" y "la demografía ha cambiado y ahora ganaríamos".

Luego está la señora May. Si alguna vez hubo un Primer Ministro menos capaz que ella de llevar a cabo la negociación, me gustaría que me la/lo señalara. Cuando hubo una gran necesidad de inclusión y flexibilidad, se dijo al pueblo británico que "solo hay una manera". Puso tantas "líneas rojas" en su hoja de objetivos, que, bueno, cualquier negociador le diría que mientras que las "líneas rojas" le dan poder, cuanto más tiene, menos flexible puede ser.

En resumidas cuentas. Entró en la negociación con un conjunto de objetivos totalmente irreales; no tomó en cuenta los puntos de vista de nadie más, trató de forzar su punto de vista sobre la Unión Europea (¡sí, claro!); luego a su gabinete (¡sí, claro!); luego a la Cámara de los Comunes, donde perdió la votación por primera vez, por la mayoría más alta de la historia contra un gobierno, y luego por segunda vez por la cuarta más alta de la historia.

 

Información

Cuando se llevó a cabo el referéndum, ambos lados de la discusión hicieron un trabajo terrible al decirles a los votantes cuáles eran los problemas reales y cuán difícil iba a ser el proceso. Los Brexiteers (gente que apoyaba el Brexit) hablaron sobre "el miedo al proyecto (de la UE)" cuando el lado que quería quedarse planteaba estos problemas, pero, aun así, no lograron comunicar bien su caso. Cuando nos fijamos ahora en las cintas de Liam Fox que nos decían que todo iba a ser fácil y que Boris Johnson estaba parado frente a un autobús con un gran cartel que decía que se ahorrarían 350.000.000 libras por semana para gastar en el NHS nos daría la risa (o lo haría si no fuera tan serio), pero también lo es el hecho de que los "Remainers" (británicos que estaban a favor de quedarse) no hayan logrado expresar realmente su punto de vista.

 

Estrategia

Hasta cierto punto, aunque ya ha sido cubierto anteriormente, los negociadores en el lado del Reino Unido entraron sin consultar e inicialmente intentaron abrirse camino hacia un acuerdo a favor del Reino Unido. Predeciblemente, eso no funcionó. Entonces, trataron de negociar, pero como había tantas "líneas rojas", el proceso de negociación fue y está siendo difícil, por no decir menos. En cuanto a la calidad de los propios negociadores, bueno, ¿quién sabe? Los funcionarios públicos en general están más acostumbrados a dar y recibir órdenes, que al corte y al empuje de una negociación. Ah, ¿y los políticos negociando? ¿Has visto los intercambios recientes en la Cámara de los Comunes? ¿Jeremy Corbyn; Teresa May; Jacob Rees-Mogg; Boris Johnson? Son faros del desierto, muy brillantes, pero no muy útiles, bueno, aparte de Corbyn, que ni siquiera es muy brillante. ¿mencioné a Diane Abbott o Bill Cash? Podría seguir.

En resumen, lo único que se puede decir es esto. Fue un accidente, el público estaba mal informado esperando ver que iba a suceder y no deberíamos sorprendernos de que haya ocurrido esto. ¿A dónde va a llevar? - ¿Quién sabe? Pero esto es todo lo que te puedo decir por ahora. Lo gordo ni siquiera ha comenzado a calentarse y la Reina permanece callada, sus amígdalas permanecen sin usar; esperando.


COMPARTIR

Robin Copland

Sobre el Autor:

Robin Copland
Tengo experiencia en ventas, en marcas como Del Monte, Campbell y Nabisco para reatail, a continuación, trabajé en el sector hotelero, en venta y comercialización de marcas de gama alta como Gleneagles Hotel y el St Andrews Old Course Hotel a un mercado internacional.

Leer más sobre Robin Copland

Más artículos de Robin Copland

SUSCRÍBASE A NUESTRO BLOG

Nos importa su privacidad. Para mayor información lea nuestra Política de Privacidad


ENTRADAS RECIENTES


TAGS

Último Blog:

Lo que se debe y no se debe hacer al negociar por correo electrónico

Un estudio reciente de Mckinsey publicado en la página web de Harvard Business Review descubrió que el trabajador medio a tiempo completo gasta alrededor del 28% de sus horas de trabajo a la semana revisando y respondiendo correos electrónicos. Eso es aproximadamente 2 horas y media de su día de trabajo dedicado a comunicarse electrónicamente con colegas, clientes y otras partes con las que está negociando. Sin embargo, según una encuesta encargada por Adobe que apareció en Huff Post, ¡algunos profesionales pueden pasar hasta 6.3 horas al día en el correo electrónico! Esto puede cambiar a medida que la Generación Z prefiera la mensajería instantánea, mensajes de texto y foros de colaboración.

Último Tweet:

Scotwork España, S.L.
C/Hernani, 57, Bajo Oficina 3
Madrid
28020
España
(+34) 914 354 999
info.es@scotwork.com
Síguenos
cpd.png
voty2016_sign_gold.png