world-cup-england.jpg
© kovop58 | Shutterstock.com

Creedme, soy aficionado del equipo de fútbol de Inglaterra

Publicado: jul. 05 , 2018
Autor: Sam Macbeth

"Al menos no hay tantas banderas esta vez" - dijo mi colega escocés ligeramente hosco.

Se estaba refiriendo a la cantidad de banderas de San Jorge que salían de las ventanillas de los automóviles en nuestro camino hacia un curso en Inglaterra; es, por supuesto, la hora del Mundial de Fútbol. Intenté explicarle que en años pasados ​​con las distintas "Generaciones Doradas", los medios ingleses habían sido muy hábiles para provocar un frenesí optimista basado en que nosotros venciéramos a equipos que tenían muy mala suerte, discutían incesantemente entre ellos (dentro y fuera del campo) o quien quedaría más abajo en la clasificación. Una vez que el equipo de Inglaterra había perdido, normalmente seguiría la inevitable caza de brujas de los medios. Esta ha sido mi experiencia en el pasado, casi 50 años.

Con algunos de mis compatriotas más super-optimistas, sería muy interesante pedirles una apuesta para ganar la Copa del Mundo, muy, muy pocos darían e Inglaterra como campeón, creo.

En los negocios, ahora más que nunca, el futuro no está claro: una bola de cristal completamente funcional tendría un precio elevado. Sin embargo, no nos impide tomar riesgos calculados. Los bonos de rendimiento, las multas tardías, los descuentos retrospectivos, los períodos de prueba representan todos ejemplos de riesgo presente en la vida cotidiana. Las acciones van hacia arriba o hacia abajo, no por el rendimiento de la empresa, sino por de la percepción del plan proyectado inicial (una apuesta si lo desea).

Incluso al contratar un seguro de hogar, usted apuesta a que su casa se quemará (en cuyo caso ellos pagan), y ellos apuestas a que no (y ellos cobran su prima).

Como negociadores, debemos ser más curiosos, estas oportunidades nos permiten intercambiar una opinión por otra opinión, creando potencialmente valor a la hora de abrazar o mitigar el riesgo. La próxima vez que un cliente o proveedor le diga 'confía en mí, X nunca sucederá', podrías decir 'bueno, si estás tan seguro, no tendrás problemas para darme Y, o si lo haces, lo emitirás'. Si luego comienzan a dar marcha atrás, me gustaría explorar por qué no estaban preparados para suscribir el resultado por el que se sentían tan confiados.

Puedes hacer lo mismo, por supuesto, con un aficionado de Inglaterra demasiado confiado (tal como van las cosas, tal vez no tengas que buscar mucho para encontrar uno): con una apuesta, como mínimo puedes evitar una larga y prolongado argumento circular a favor del tiempo invertido en una conversación diferente y más productiva.

Por lo que veo, diría, semifinales en el mejor de los casos, y con suerte sin penaltis.


COMPARTIR

Sam Macbeth

Sobre el Autor:

Sam Macbeth
Como Consultor Senior asesoro a clientes en formación y consultoría, impartido en nuestros programas de negociación.</p> <p>Antes de unirse a Scotwork, fui Gerente Regional de una ex subsidiaria de BP, desarrollando y suministrando productos y servicios ambientales en Europa, Asia y Rusia.

Leer más sobre Sam Macbeth

Más artículos de Sam Macbeth

Último Blog:

El Brexit y La OTAN

Hay una serie de cosas interesantes que están sucediendo en la política europea en este momento. En el Reino Unido, dos "grandes bestias", Brexiteers, David Davies y Boris Johnson han renunciado al acuerdo de los “Chequers” que, según algunos, se impuso en el gabinete del Reino Unido a fines de la semana pasada. Boris Johnson es muy conocido fuera del Reino Unido como el ex alcalde de Londres. Él es un “showman” que, mucha gente cree, eligió…

Último Tweet:

Scotwork España, S.L.
C/Hernani, 57, Bajo Oficina 3
Madrid
28020
España
(+34) 914 354 999
info.es@scotwork.com
Síguenos
cpd.png
voty2016_sign_gold.png