Negocios. ¿Supervivencia Del Más Ruin?

Publicado: oct. 23 , 2014
Autor: Alan Smith

Hay tres cosas que te enganchan de la nueva serie “El Aprendiz”.

La primera es que después de 10 años continúa siendo una buena serie. La introducción de nuevos ajustes y giros en el formato familiar hace que sea de obligado visionado si quiere comentarlo con amigos. No hay muchas series que puedan pasar esta prueba.

El segundo es que todos los participantes tienen pelo. La mayoría de los chicos del programa son dignos de Clint Eastwood. Admito ser un fan de no afeitarme, pero que suceda en ¡la televisión nacional! Sin duda es un gran cambio en el negocio en los últimos 20 años.

Pero la cosa más grande que sobresale, y tal vez es un tema recurrente, es la cantidad repugnante de puñaladas traperas, agresivo auto engrandecimiento que hacen todos ellos. La implicación es que ser bueno en los negocios, también es sinónimo de ser idiota.

Al ser desagradable y demasiado egoísta no es una buena estrategia a largo plazo en cualquier relación de negocios. Podría funcionar una vez y salirse con la suya, pero rara vez funcionara de forma constante.

En la mayor parte, y desde mi experiencia, las personas desagradables son malas para la cuenta de resultados, por no hablar de las pérdidas humanas. No estoy sugiriendo que para tener éxito en los negocios se ha de ser un blandengue.  Por lo contrario, creo que hay que ser duro con los objetivos que ha establecido y estar preparado para ser asertivo en el logro de estos objetivos. Pero hacer sentir mal o intimidado a la gente, no tiene cabida en las relaciones a largo plazo, y nadie debe estar preparado para aguantarlo.

Las relaciones a largo plazo deben estar construidas en tratar de encontrar y crear valor que permita que ambas partes cumplan con los acuerdos firmados. De esto se trata la negociación. ¿Cómo pueden los negociadores desarrollar valor antes de tener la inevitable discusión sobre cómo se comparte este valor?

Como dijo una vez John Paul Getty, “Nunca debe intentar hacerse con todo el dinero que hay en el acuerdo. Deje que la otra parte gane algo de dinero también, porque su usted tiene la reputación de llevarse todo el dinero…no firmara muchos acuerdos”.

Un buen consejo. Consejos que quizá Alan Sugar debería compartir con algunos de los participantes aprendices más desagradables.

 

Alan Smith


COMPARTIR

Alan Smith

Sobre el Autor:

Alan Smith
Mi experiencia es marketing y publicidad. Después de graduarme en Economía, entré en el mundo de la agencia para convertirme a los 28 años, en el MD del mayor proveedor independiente de marketing de Londres.

Leer más sobre Alan Smith

Más artículos de Alan Smith

SUSCRÍBASE A NUESTRO BLOG

Nos importa su privacidad. Para mayor información lea nuestra Política de Privacidad


ENTRADAS RECIENTES


TAGS

Último Blog:

Lo que se debe y no se debe hacer al negociar por correo electrónico

Un estudio reciente de Mckinsey publicado en la página web de Harvard Business Review descubrió que el trabajador medio a tiempo completo gasta alrededor del 28% de sus horas de trabajo a la semana revisando y respondiendo correos electrónicos. Eso es aproximadamente 2 horas y media de su día de trabajo dedicado a comunicarse electrónicamente con colegas, clientes y otras partes con las que está negociando. Sin embargo, según una encuesta encargada por Adobe que apareció en Huff Post, ¡algunos profesionales pueden pasar hasta 6.3 horas al día en el correo electrónico! Esto puede cambiar a medida que la Generación Z prefiera la mensajería instantánea, mensajes de texto y foros de colaboración.

Último Tweet:

Scotwork España, S.L.
C/Hernani, 57, Bajo Oficina 3
Madrid
28020
España
(+34) 914 354 999
info.es@scotwork.com
Síguenos
cpd.png
voty2016_sign_gold.png