Dejar de Tomar el Raíl

Publicado: jul. 03 , 2014
Autor: Robin Copland

Sinceramente, no sé cuántas ciudades tienen tranvías. Sé que en el Reino Unido, hay unos pocos y algunas de las redes son extensas. Manchester y Sheffield, por citar solo dos, tienen líneas que van por todas partes, y sé que están siendo bien utilizadas, tanto que viene de ser anunciado una importante actualización.

Edimburgo se une con orgullo a estas dos ciudades y, por supuesto, muchas otras ciudades europeas tienen su propio tranvía – iba a utilizar la palabra “red” pero no sería del todo cierto; la palabra “línea” podría ser mejor. Les puedo decir, sin haber realizado ninguna investigación y sin riesgo a equivocarme, que la línea de Edimburgo está por encima de todas las demás líneas – en su coste por kilómetro.

Estos son los hechos:

  • Uno: la línea (drásticamente reducida de los planes originales) va desde el aeropuerto a York Place en el centro de la ciudad.
  • Dos: tiene una distancia de 14 kilómetros.
  • Tres: costo asombrosamente £776m de libras, para su construcción, lo que significa que…
  • Cuatro: que cuesta £55,43m por kilómetro.

Y esto, por cierto, sucedió en Escocia, donde se guardan celosamente los centavos, para que las libras se puedan cuidar por sí mismas. O al menos, lo hacemos hasta septiembre, cuando votamos por la independencia, habrá una negociación interesante en el uso continuado de la Libra Esterlina.

Además, y sólo para poner un poco de color a la mala gestión que prevaleció durante la puesta en marcha y la construcción del proyecto, la línea no aporta nada a la infraestructura de transporte de la ciudad.

  • El aeropuerto cuenta ya con un fantástico servicio de autobús que lleva a sus pasajeros al centro de la ciudad en menos tiempo que lo hace el tranvía;
  • Cierto, hay una estación de enlace en la estación de tren de Haymarket de la ciudad, pero criminalmente no hay ningún enlace a la estación principal, Waverley en el centro de la ciudad – a pesar del hecho de que existe rampas de entrada y salida de la estación que podrían haber sido fácilmente adaptadas para dar cabida a los tranvías.
  • No se pueden transportar bicicletas en el tranvía, por lo que, si su idea era ayudar con el tráfico de las calles, no ayudará de mucho.
  • Para una gran parte de su recorrido por la ciudad, la línea pasa por una zona industrial y de oficinas – los ciudadanos no harán ningún uso en particular de estas instalaciones.

Es una pena; me temo que los ciudadanos honestos de nuestra gran ciudad, no utilizaran el tranvía, y no harán nada de lo que se necesita saber – es decir, extender la línea a Leith y Granton. Continuara haciendo su recorrido, tocando su campana y seguirá siendo visto por lo que es – una irrelevancia; una irrelevancia cara.

 Hay por supuesto, algunas lecciones que se pueden sacar de todo esto – lecciones que cualquier negociador que se aprecie tendría que prestar atención.

  • Tener una visión y asegurarse que todas sus negociaciones siguen el mismo camino que su visión estratégica.
  • Compare continuamente la visión contra las demandas del mercado proyectadas – para no ser arrastrados a un proyecto de vanidad.
  • Asegúrese de que negociadores competentes y profesionales, están a cargo de cualquier reunión entre la parte contratante y sus contratistas.
  • Firme contratos comerciales de forma estanca con cláusulas de penalización incluidas.

Bastante fácil en retrospectiva.

Ah – y otra cosa: no permita, bajo ningún concepto, que los concejales de una ciudad estén cerca de una mesa de negociación.

 

Robin Copland


COMPARTIR

Robin Copland

Sobre el Autor:

Robin Copland
Tengo experiencia en ventas, en marcas como Del Monte, Campbell y Nabisco para reatail, a continuación, trabajé en el sector hotelero, en venta y comercialización de marcas de gama alta como Gleneagles Hotel y el St Andrews Old Course Hotel a un mercado internacional.

Leer más sobre Robin Copland

Más artículos de Robin Copland

SUSCRÍBASE A NUESTRO BLOG

Nos importa su privacidad. Para mayor información lea nuestra Política de Privacidad


ENTRADAS RECIENTES


TAGS

Último Blog:

Mi Camino o Noruega (o Ninguno).

Faltan dos semanas para que la Cámara de los Comunes vote sobre el plan de Retirada de la UE (Brexit ) creado por Theresa May. En esta etapa, es más probable que no se apruebe, con lo que continuar promoviendo el acuerdo por Gran Bretaña parece un suicidio político. Así que, inevitablemente, vemos que los objetores de su plan ofrecen sus alternativas cada vez más estridentes. La que está más de moda mientras escribo es Noruega. Mi propósito aquí no es elogiar ni atacar su propuesta ni ninguna de las sugerencias del Plan B. Más bien, es hacer preguntas sobre la “naturaleza de las opciones” del Plan B desde la perspectiva de un negociador. Sugiero 5 temas que deben ser considerados...

Último Tweet:

Scotwork España, S.L.
C/Hernani, 57, Bajo Oficina 3
Madrid
28020
España
(+34) 914 354 999
info.es@scotwork.com
Síguenos
cpd.png
voty2016_sign_gold.png