Concretamente Hablando…

Publicado: abr. 17 , 2014
Autor: Alan Smith

Imagine que ha estado preparando una negociación y que ha llegado el momento donde tiene que declarar su propuesta financiera. El punto es crítico, y tal vez incluso el más importante (tal vez) el precio.

En este momento podríamos desviarnos y hablar de las cosas que pueden ser mucho más importantes que el precio, como la disponibilidad, calidad, plazos, etc., etc., no lo haremos. Pero deberíamos.

¿Qué cifra debería dar para hacer que su propuesta tenga la máxima probabilidad de ser aceptada? Resulta crítico cuando se trata de ser concretos en negociación.

Un estudio publicado en el “Journal of Experimental Psychology” encontró que se podría mejorar el resultado de las negociaciones asegurándose que la primera propuesta fuese concreta. En uno de los estudios se le dio a los compradores uno de tres precios cuando iban a comprar un coche de segunda mano. Los tres precios eran  £2.000, £1.865 y  £2.135. El primero era un número redondeado y los otros dos muy concretos.

Después de recibir la primera oferta se pidió al comprador que respondiera a una contrapropuesta. Una vez más podríamos desviarnos y ver que valor adicional se podría pedir para hacer que la primera propuesta fuese aceptada, pero esta sería otra historia y otro blog.

Los que recibieron un numero concreto, hicieron una contra oferta mucho mejor (para el vendedor) que aquellos con la cifra redondeada. Normalmente la contra oferta, cuando la cifra era redondeada, fue del 23% por debajo de la oferta inicial. Mientras que cuando la cifra era concreta tan sólo un 10-15%.

Sorprendentemente ocurrió lo mismo para la cifra que era mayor de  £2.000 y la que era menor. Fue la concreción lo que impulso la respuesta, no el número.

La estrategia de la cifra concreta funciona también para las transacciones comerciales. Los negociadores que hacen propuestas concretas y específicas reciben contra ofertas que son un 24% más cerca de la propuesta original, que aquellos que empezaron con cifras redondeadas. Por alguna razón los números concretos parecen anclar mejor el resultado durante toda la negociación hasta el acuerdo final.

Tenga esto en cuenta a la hora de comprar, vender, negociar su salario o estar de acuerdo cuando el trabajo este hecho.

Tan sólo puede conseguir una mejor oferta.

 

Alan Smith


COMPARTIR

Alan Smith

Sobre el Autor:

Alan Smith
Mi experiencia es marketing y publicidad. Después de graduarme en Economía, entré en el mundo de la agencia para convertirme a los 28 años, en el MD del mayor proveedor independiente de marketing de Londres.

Leer más sobre Alan Smith

Más artículos de Alan Smith

SUSCRÍBASE A NUESTRO BLOG

Nos importa su privacidad. Para mayor información lea nuestra Política de Privacidad


ENTRADAS RECIENTES


TAGS

Último Blog:

Lo que se debe y no se debe hacer al negociar por correo electrónico

Un estudio reciente de Mckinsey publicado en la página web de Harvard Business Review descubrió que el trabajador medio a tiempo completo gasta alrededor del 28% de sus horas de trabajo a la semana revisando y respondiendo correos electrónicos. Eso es aproximadamente 2 horas y media de su día de trabajo dedicado a comunicarse electrónicamente con colegas, clientes y otras partes con las que está negociando. Sin embargo, según una encuesta encargada por Adobe que apareció en Huff Post, ¡algunos profesionales pueden pasar hasta 6.3 horas al día en el correo electrónico! Esto puede cambiar a medida que la Generación Z prefiera la mensajería instantánea, mensajes de texto y foros de colaboración.

Último Tweet:

Scotwork España, S.L.
C/Hernani, 57, Bajo Oficina 3
Madrid
28020
España
(+34) 914 354 999
info.es@scotwork.com
Síguenos
cpd.png
voty2016_sign_gold.png