La Triple F

Publicado: ene. 24 , 2013
Autor:

La Triple F fue acuñada por el Doctor Steve Peters en su excelente libro "The Chimp Paradox" para describir la típica respuesta humana a una situación de estrés: "flight" (huir), "fight" (luchar) o "freeze" (quedarse quieto).

Recientemente leí una noticia sobre por qué nuestras manos y pies se arrugan cuando estamos mucho tiempo bajo el agua y he vuelto a darme cuenta de lo primitivos que somos los seres humanos.

Tradicionalmente se pensaba que las arrugas eran simplemente el resultado de la piel hinchándose a consecuencia del agua. Pero investigaciones recientes han demostrado que los surcos pueden ser causados por los capilares contrayéndose en repuesta a las ordenes del sistema nervioso.

El hecho de que el sistema nervioso actúe de esta manera llevó a los investigadores a buscar una explicación evolucionaria más profunda a las arrugas. Al parecer las arrugas mejoran nuestra capacidad de agarrar objetos con nuestras manos mojadas, lo que seguramente  fue de gran utilidad para nuestros ancestros que buscaban comida en la orilla del río. No tanto ya para nosotros.

Algo parecido ocurre con la respuesta natural del ser humano al estrés, que permitió a nuestros antepasados sobrevivir hace millones de años.

Imaginemos a un hombre primitivo andando a través de la sabana. Un ruido repentino o algo que se mueve nos ponen en situación de estrés. ¿Debería correr, intentar luchar o quedarse parado a ver si no le ven? La respuesta correcta, elegida de manera instintiva, puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

Sin embargo, al igual que sucede con los dedos mojados, las situaciones de estrés en la actualidad son muy diferentes; sin embargo nuestro cerebro reacciona de la misma manera ante ellas.

Imaginemos una negociación competitiva. ¿Debería luchar, tomar el control, ganar? ¿Debería escapar, evitar el conflicto y dejarlo para otro día? ¿O debería callarme, tratando de parecer invisible y aceptando su punto de vista?

Por supuesto, podría también utilizar mi raciocinio, superando mis instintos primates, para alcanzar una solución de consenso más avanzada. Aunque para ello, es necesario tener conocimiento de uno mismo, habilidades e, igualmente importante, práctica.


COMPARTIR

SUSCRÍBASE A NUESTRO BLOG

Nos importa su privacidad. Para mayor información lea nuestra Política de Privacidad


ENTRADAS RECIENTES


TAGS

Último Blog:

Lo que se debe y no se debe hacer al negociar por correo electrónico

Un estudio reciente de Mckinsey publicado en la página web de Harvard Business Review descubrió que el trabajador medio a tiempo completo gasta alrededor del 28% de sus horas de trabajo a la semana revisando y respondiendo correos electrónicos. Eso es aproximadamente 2 horas y media de su día de trabajo dedicado a comunicarse electrónicamente con colegas, clientes y otras partes con las que está negociando. Sin embargo, según una encuesta encargada por Adobe que apareció en Huff Post, ¡algunos profesionales pueden pasar hasta 6.3 horas al día en el correo electrónico! Esto puede cambiar a medida que la Generación Z prefiera la mensajería instantánea, mensajes de texto y foros de colaboración.

Último Tweet:

Scotwork España, S.L.
C/Hernani, 57, Bajo Oficina 3
Madrid
28020
España
(+34) 914 354 999
info.es@scotwork.com
Síguenos
cpd.png
voty2016_sign_gold.png