phone-with-uber-app.jpg
© Prathan Chorruangsak / Shutterstock.com

Taxi

Publicado: mar. 09 , 2017
Autor: Stephen White

En el mundo de las empresas emergentes en Internet y de la tecnología disruptiva, las valoraciones de los nuevos entrantes en un mercado, siguen estando completamente fuera de control con su rentabilidad, como lo fueron en el boom de las punto.com hace 20 años. Empresas con una valoración de mercado de $ 1 mil millones o más, conocidas como unicornios tecnológicos, incluyendo a Snap Inc. los propietarios de Snapchat, Airbnb y Uber. Actualmente Snapchat está valorada entre $ 25-35 mil millones. Pero nunca ha obtenido ganancias y su patrimonio neto, activos menos pasivos, es de sólo $ 1,5 mil millones. Airbnb tiene un valor de mercado de alrededor de $ 30 mil millones, cerca de $ 7 mil millones más que su competidor físico Hilton, pero sólo genero su primer beneficio en la segunda mitad de 2016. Y Uber, valorado actualmente entre $ 60-70 mil millones, el año pasado según Bloomberg.

Uber recientemente, no tiene una buena prensa. Informes de que ha utilizado un programa de software llamado Greyball (presumiblemente una referencia a blackballing) para identificar a los clientes que podrían ser funcionarios “indiscretos” y negarles el acceso al servicio, terminó hoy con una declaración por su parte de desmantelamiento del sistema. El mes pasado se enfrentaron a acusaciones de acoso sexual por parte de una ingeniera empleada por Uber; La cuestión no era sólo que ella fue acosada por un gerente, pero que cuando se le proporcionó pruebas claras, el personal de Recursos Humanos de Uber se negó a tomar medidas apropiadas contra el presunto autor. Entonces la compañía contrató a abogados para investigarla. La sospecha era que estaban buscando una oportunidad para manchar su reputación.

Y quizá lo más perjudicial de todo es el video publicado por Bloomberg del CEO de Uber, Travis Kalanick discutiendo con un conductor Uber que filmó el altercado con su cámara en el salpicadero. Puedes ver el video aquí - el momento explosivo está al final.

Quiero señalar dos puntos. En primer lugar admiro al conductor de Uber, presumiblemente sólo un taxi cualquiera, por tener las agallas para enfrentarse a su super-jefe definitivo sin miedo ni favor. Usted podría argumentar que tenía poco que perder, excepto su trabajo, pero Kalanick es una celebridad (él es el tipo que fue invitado y luego dimitió del panel de asesoría de tecnología de Donald Trump, después de la presión de los clientes de Uber) y muchas personas comunes se vuelven inarticulados y débiles en presencia de los ricos y famosos.

En segundo lugar, después de estas diversos debacles de Uber, los inversores y la prensa están preguntando ahora sobre la idoneidad de Kalanick como líder de una compañía de 60.000 millones de dólares. En la ausencia de valor físico real y la rentabilidad sostenida el valor de las empresas como Uber se reduce al carisma y la capacidad de sus líderes de hablar y seguir haciendo un buen juego. Se podría pensar que la inteligencia de la idea original determina el valor, pero en realidad esto es mucho menos que el valor del conductor, porque la mayoría de las ideas son copias (Uber tiene competencia real en Lyft, Gett y otros que son esencialmente clones de Uber) pero sin líderes carismáticos.

El estilo de gestión del Sr. Kalanick reflejado por estos diversos incidentes me recuerda a Sir Philip Green. Su estilo también ha sido siempre extravagante y carismático, pero cuando las cosas no les salieron bien y fue sometido a interrogatorios por varios diputados el año pasado, investigado por el escándalo de pensiones BHS terminó confiando en su fanfarronería, en un poco de persuasión, y en un montón de dinero. Pero la diferencia entre Green y Kalanick es que Green puede señalar años de rentabilidad de su (o su esposa) imperio corporativo. Él puede demostrar que puede caminar el camino, así como hablar en una charla.

Así que sugiero a los lectores del blog de Scotwork que negocian de vez en cuando con los jefes que son celebridades y que se preocupan por el desequilibrio del poder de negociación, que miren detrás del carisma y lean el último informe financiero. Ahí es donde realmente reside el poder.

 

Stephen White


COMPARTIR

Stephen White.jpg

Sobre el Autor:

Stephen White
Mi formación es en ventas y marketing. Estudie Derecho en la Universidad y trabajé para 2 importantes empresas de embalaje durante 13 años en ventas y gestión de ventas. Me uní a John McMillan y a Scotwork en 1984. Durante los siguientes 25 años juntos con nuestro equipo ofrecemos formación y consultoría, construí el negocio global y desarrollé la cartera de productos de Scotwork.

Leer más sobre Stephen White

Más artículos de Stephen White

Último Blog:

¿Una Metáfora Para Las Negociaciones Del Brexit?

Un interesante ejemplo de 'reducir las diferencias' me llamó la atención esta semana. La historia debe ser anónima debido a la confidencialidad del cliente, pero la esencia fue una disputa sobre el monto de un pago entre una empresa de seguros y un propietario de una empresa, después de que las instalaciones comerciales fueran destruidas por el fuego. Algunos de los hechos que rodearon el incendio habían hecho sospechar a los aseguradores, aunque no había pruebas sólidas de fraude. Sin embargo, las aseguradoras se mostraron reacias a pagar lo reclamado, que era cercano a los 10 millones de euros...

Último Tweet:

Scotwork España, S.L.
C/Hernani, 57, Bajo Oficina 3
Madrid
28020
España
(+34) 914 354 999
info.es@scotwork.com
Síguenos
cpd.png
voty2016_sign_gold.png