spain-catalonia.jpg
© Ivan Alex Burchak| Shutterstock.com

Puede Que Usted No Esté Interesado En La Guerra, Pero La Guerra Está Interesada En Usted

Publicado: oct. 12 , 2017
Autor: Stephen White

En el momento de escribir este artículo - miércoles 11 de octubre 2017 - se afirma que hay confusión sobre la Declaración de Independencia de Cataluña. La amplia comprensión global es que el Presidente del Parlamento catalán declaró unilateralmente la independencia anoche e inmediatamente la suspendió para permitir la mediación. Pero aparentemente esta comprensión no pertenece a Madrid. Esta mañana el Presidente del Gobierno español pidió al Gobierno catalán que aclarara sus acciones para que el Gobierno español pudiera decidir cómo proceder.

Se podría pensar que esta secuencia de eventos demuestra un deseo de ambos lados por la diplomacia. Superficialmente, parece que el objetivo de Cataluña es desactivar la situación y posibilitar la mediación, mientras que el objetivo del Gobierno español es identificar exactamente hasta dónde llega el proceso de independencia para iniciar conversaciones realistas.

Piénselo  de nuevo. Estamos viendo un accidente de coche, en cámara lenta. El motivo real en cada lado es tomar un nivel alto de razonabilidad y al mismo tiempo hacer que el otro lado se queden como los chicos malos. Eso se resolverá pronto.

La cita que usé para dar título a este artículo, se le atribuye a Trotsky, lleva la implicación de que si bien puede ser su preferencia hablar más que luchar, hay fuerzas que usted no puede controlar y que impiden este curso de acción, o al menos lo hacen impotente. Estamos lejos de una guerra entre Cataluña y el resto de España, pero hay fuerzas irresistibles dentro de Cataluña (que ha apoyado un deseo de independencia durante décadas y cuyos votantes están hartos de rescatar económicamente al resto de España), dentro de España (que prefiere visceralmente un país unificado a un grupo de estados federales, incluso en la medida en que les encantaría deshacerse de la autonomía existente que goza Cataluña) y dentro de la UE (que está petrificado de que el nacionalismo progresivo obstaculice su sueño de unir Europa). Estas fuerzas irresistibles son mutuamente incompatibles, y cuando se quita el aspecto de la diplomacia, como lo será en los próximos días o semanas, podríamos ver violencia en las calles de Barcelona y Madrid que ensombrecerán la brutalidad policial vista el 01 de octubre, día del Referéndum.

La cuestión entre los EE.UU. y Corea del Norte tiene elementos similares. El Secretario de Estado Rex Tillerson asegura al mundo que las líneas diplomáticas están abiertas entre los dos países, pero al mismo tiempo su jefe no le da importancia a la diplomacia. Si la escalada de la retórica continúa hasta el punto en que se comete un acto de guerra, los liberales culparán la invectiva de Donald Trump. Pacifistas como Jeremy Corbyn estarán entre los primeros. Puede que tengan razón, pero también es concebible que el estado de ánimo de Kim Jong-Un signifique que nunca puede haber un acuerdo diplomático. La actual falta de acción es probablemente porque Corea del Norte aún no posee la tecnología que necesita, pero cuando se tenga esa tecnología puede ser más persuadido de no usarla por un Rottweiler inestable que por un diplomático suave.

Así es dentro del mundo comercial. Una y otra vez nuestros clientes nos dicen que no pueden o no quieren decir "no" a los clientes y proveedores que hacen demandas irrazonables, porque las ruedas de los negocios están lubricadas no por amenazas de guerra, sino por discusiones y compromisos continuos. Por lo que significan inacción y concesión. Un cliente recientemente me preguntó qué técnica de negociación podría utilizar para comprometerse con una contraparte que les debía unos millones de libras y que estaba ignorando los correos electrónicos y se había negado a hablar con ellos durante meses. Sugerí demandarlos en los tribunales superiores. Estaban horrorizados.


COMPARTIR

Stephen White.jpg

Sobre el Autor:

Stephen White
Mi formación es en ventas y marketing. Estudie Derecho en la Universidad y trabajé para 2 importantes empresas de embalaje durante 13 años en ventas y gestión de ventas. Me uní a John McMillan y a Scotwork en 1984. Durante los siguientes 25 años juntos con nuestro equipo ofrecemos formación y consultoría, construí el negocio global y desarrollé la cartera de productos de Scotwork.

Leer más sobre Stephen White

Más artículos de Stephen White

Último Blog:

¿Una Metáfora Para Las Negociaciones Del Brexit?

Un interesante ejemplo de 'reducir las diferencias' me llamó la atención esta semana. La historia debe ser anónima debido a la confidencialidad del cliente, pero la esencia fue una disputa sobre el monto de un pago entre una empresa de seguros y un propietario de una empresa, después de que las instalaciones comerciales fueran destruidas por el fuego. Algunos de los hechos que rodearon el incendio habían hecho sospechar a los aseguradores, aunque no había pruebas sólidas de fraude. Sin embargo, las aseguradoras se mostraron reacias a pagar lo reclamado, que era cercano a los 10 millones de euros...

Último Tweet:

Scotwork España, S.L.
C/Hernani, 57, Bajo Oficina 3
Madrid
28020
España
(+34) 914 354 999
info.es@scotwork.com
Síguenos
cpd.png
voty2016_sign_gold.png