gondoliers.jpg
© Stephen White

Preguntar Por El Problema

Publicado: mar. 02 , 2017
Autor: Stephen White

A principios de esta semana estuve con unos amigos en Venecia para el final del Carnaval. Miles de personas en la plaza de San Marcos viendo las procesiones. Cientos de maniquíes humanos vestidos con trajes renacentistas, llevando máscaras escandalosas y posando para los fotógrafos y los turistas. Los hoteles y restaurantes desbordados, los gondoleros todos ocupados, incluso a 80€ por 30 minutos. Hay un verdadero zumbido en la ciudad, y el clima cálido fuera de temporada y cielo azul era la cereza en el pastel. No podíamos dejar de sonreír. El carnaval es una experiencia que debemos vivirla todos.

Y luego es miércoles, y todo ha terminado. Las multitudes se han derretido, los poseurs venecianos están de vuelta al trabajo y las calles reanudan un sueño fuera de temporada. Los restaurantes y los tenderos están sin mucho trabajo; hay poco negocio alrededor. Caminando a través de un puente donde hay góndolas vacías nos acercamos a un gondolero que ofrecía sus servicios. Nuestros amigos estaban interesados, pero mi esposa no tiene mucha confianza en el agua, no en el mejor de los tiempos, y desconfiaba particularmente de la forma en que la góndola se balanceaba con el oleaje. Agradecimos educadamente al gondolero y rechazamos sus servicios.

20 pasos más y el gondolero está a nuestro lado de nuevo. ¿Qué tal  70€ por media hora? Gracias, pero no. Espera, dijo, seguramente diríais que Sí, ¿Si hubiese ofrecido la experiencia por 60€? Mi esposa le explicó su problema con el mareo. -Señaló la góndola, que aún se mecía en el agua, y él nos informó que estaba muy tranquilo y que no sentiría nada. Su persuasión ni siquiera habría engañado a una persona ciega porque el sonido del agua que golpeaba contra el costado del bote era ruidosamente penetrante. Se ofreció a cantar un poco por el mismo precio, tal vez para ahogar el sonido de las olas, pero incluso él sabía que “O Sole Mio” acompañado de vómitos no sería muy romántico. Seguimos caminando.

Más tarde ese día en otra parte de la ciudad llegamos a un embarcadero donde un ferri llevaba  a la gente a través del Gran Canal por sólo 2€; Un viaje que duró sólo un par de minutos. Nuestros amigos se apuntaron, pero el agua estaba todavía agitada y mi esposa rechazó de nuevo, aunque la alternativa era un paseo de 15 minutos sobre el puente Accademia.

Los gondoleros necesitan entender que antes de comenzar a conceder sobre el precio vale la pena preguntarse si el precio es el problema. Porque si no es ese el problema, el regateo es una pérdida de tiempo.

Un consejo que se aplica también a la mayoría de los otros negociadores.

 

Stephen White  


COMPARTIR

blogAuthor

Sobre el Autor:

Stephen White
No bio is currently avaliable

Último Blog:

¿Una Metáfora Para Las Negociaciones Del Brexit?

Un interesante ejemplo de 'reducir las diferencias' me llamó la atención esta semana. La historia debe ser anónima debido a la confidencialidad del cliente, pero la esencia fue una disputa sobre el monto de un pago entre una empresa de seguros y un propietario de una empresa, después de que las instalaciones comerciales fueran destruidas por el fuego. Algunos de los hechos que rodearon el incendio habían hecho sospechar a los aseguradores, aunque no había pruebas sólidas de fraude. Sin embargo, las aseguradoras se mostraron reacias a pagar lo reclamado, que era cercano a los 10 millones de euros...

Último Tweet:

Scotwork España, S.L.
C/Hernani, 57, Bajo Oficina 3
Madrid
28020
España
(+34) 914 354 999
info.es@scotwork.com
Síguenos
cpd.png
voty2016_sign_gold.png