shutterstock_229111060-armchair-2.jpg
© Zastolskiy Victor | Shutterstock.com

Aplastado

Publicado: sep. 21 , 2017
Autor: Robin Copland

A mí me resulta bastante difícil escribir, ya que soy una persona de cierto tamaño, pero seguiré adelante de todas maneras con la esperanza de que nadie se ofenda. Recientemente, en unas vacaciones en los Estados Unidos, mi esposa y yo viajamos con una aerolínea Low Cost dentro de los EEUU. Si escribo esto es porque, en principio, esta aerolínea hace que Ryanair se parezca al hotel Savoy de la industria aérea, ya podéis saber a lo que me refiero.

De alguna manera, me asignaron el asiento 4B en un avión que supuestamente estaba completo  - un asiento del medio; mi esposa estaba en el asiento 4E - un asiento del medio en el otro lado del pasillo. No había hecho la pre-reserva del asiento por $ 25 cada asiento; ¿Qué tan lleno iba a ser el vuelo de Phoenix-Mesa a Rapid City, por el amor de Dios? Resultó ir muy lleno. ¿Quién iba a saberlo?

Cuando estábamos esperando para abordar, una persona de unas 450 libras / 205 kg en silla de ruedas en la puerta de embarque. No pensé más en él hasta unos diez minutos más tarde cuando me encontré con la misma persona sentada en el asiento 4C. Más adelante me entere que esta pobre señora era una adicta en recuperación,  intentado mejorar en algo su salud. Me quito el sombrero. Sin embargo, si lee la primera frase nuevamente, no le sorprenderá saber que me volví hacia la azafata, buscando alguna ayuda, pero sin querer ofenderla. Ella se encogió de hombros y me pidió que volviera a mi asiento asignado. Bueno, podría haberme sentado pero no pude. "Tome su asiento asignado", la presencia del diablo me fulminó con su mirada, así que con mucha dificultad y agitación, la persona se levantó y me dejó entrar a mi pedazo de asiento asignado.

Olvídese de todas las reglas de salud y seguridad sobre la posición del apoyabrazos; no podía estar abajo; encontrar mi cinturón de seguridad fue un problema; cuando la persona en el asiento de la ventana llegó, empezamos de nuevo. Ella y yo nos hicimos amigos y hablamos durante la siguiente hora; cada vez que me movía, ella se enteraba - al igual que mi amiga del asiento 4C.

Fue el vuelo más horrible e incómodo que he tomado; probablemente no fue muy divertido para la ocupante del 4C; nunca le pregunté al 4A, pero creo que se tomó las cosas a la ligera, siendo honesto. Después de aproximadamente una hora, la persona en 4C se quejó de "hormigueos" y se levantó; tomé mi oportunidad y lo mismo de nuevo pregunte, en voz baja, si podía usar el asiento plegable. "Esa es una zona restringida", me dijeron. "El cinturón de seguridad es más complicado y diferente del normal", añadió el diablo encarnado innecesariamente. Entonces - y esto fue su argumento - es un problema de salud y seguridad. "Como el reposabrazos que no puedo bajar," dije, pero eso cayó en oídos sordos.

Le pregunté si había otros asientos disponibles y ella respondió que podría haber una o dos disponibles en la parte de atrás. Así que me fui a la parte de atrás y, he aquí, había dos o tres asientos dispersos alrededor - incluyendo un asiento de pasillo libre, por el amor de Dios. ¿Por qué no me había dicho esto y había ahorrado tanto a mí como al ocupante apologético del 4C toda la tontería embarazosa que se había producido durante la hora anterior?

 

La próxima vez que Lucifer bajó por el pasillo, para sacar los detritus de las costosas y baratas tazas de café que habíamos comprado, la desafié de una manera muy cortés pero firme y no obtuve nada significativo como respuesta. La política de salud y seguridad de la compañía, y otros deberes, bla, bla, bla.

Entonces, ¿qué voy a hacer al respecto? Bueno, me pondré en contacto con la aerolínea y les diré exactamente lo que pasó. Voy a terminar mi correo electrónico con una petición muy específica de una cantidad de dinero para cubrir el mal servicio que recibí y el hecho de que durante la primera hora del vuelo, tanto yo como mis compañeros de pasajeros se colocaron en un incómodo y potencialmente peligroso apuro. En mi experiencia, si usted tiene una queja y puede justificar la solicitud de compensación, es mejor ser específico sobre la cantidad que pide, que confiar en la buena voluntad de la aerolínea para escupir algo.

Como nota de pie de página, debo decir que nuestros dos casos tuvieron un viaje espléndido, gracias por preguntar y ambos lo hicieron al otro extremo ileso y en buen estado.


COMPARTIR

Robin Copland

Sobre el Autor:

Robin Copland
Tengo experiencia en ventas, en marcas como Del Monte, Campbell y Nabisco para reatail, a continuación, trabajé en el sector hotelero, en venta y comercialización de marcas de gama alta como Gleneagles Hotel y el St Andrews Old Course Hotel a un mercado internacional.

Leer más sobre Robin Copland

Más artículos de Robin Copland

Último Blog:

¿Una Metáfora Para Las Negociaciones Del Brexit?

Un interesante ejemplo de 'reducir las diferencias' me llamó la atención esta semana. La historia debe ser anónima debido a la confidencialidad del cliente, pero la esencia fue una disputa sobre el monto de un pago entre una empresa de seguros y un propietario de una empresa, después de que las instalaciones comerciales fueran destruidas por el fuego. Algunos de los hechos que rodearon el incendio habían hecho sospechar a los aseguradores, aunque no había pruebas sólidas de fraude. Sin embargo, las aseguradoras se mostraron reacias a pagar lo reclamado, que era cercano a los 10 millones de euros...

Último Tweet:

Scotwork España, S.L.
C/Hernani, 57, Bajo Oficina 3
Madrid
28020
España
(+34) 914 354 999
info.es@scotwork.com
Síguenos
cpd.png
voty2016_sign_gold.png