Proceso De Paz En Colombia: ¿Y Ahora Qué?

Publicado: oct. 13 , 2016
Autor: Rafael Castellanos y Silvio Escudero

Hace un par de semanas nos quedamos sorprendidos por los resultados del “referéndum” en Colombia. Los colombianos respondieron a esta pregunta: “¿Usted a poya el acuerdo final para terminar el conflicto y construir una paz duradera y estable?”. Esta pregunta se refiere al acuerdo alcanzado por el Gobierno de Colombia y las FARC (el grupo guerrillero más antiguo del país). Era un acuerdo para poner fin a un conflicto de 52 años que dejo al país miles de muertos y desplazados, por no mencionar el impacto de este conflicto en el desarrollo social y económico del país durante décadas.

Las posibles repuestas eran “SI” o “NO”. Como hemos dicho, nos sorprendió cuando los colombianos votaron “NO” (50,21%) y también porque aproximadamente 6 de cada 10 colombianos no hemos votado en un momento tan importante y decisivo para el futuro del país.

El referéndum en sí era la fase final de un proceso de negociación, que fue la ratificación del acuerdo alcanzado por las partes, y no estamos aquí para juzgar si el resultado de este “referéndum” está bien o mal. Estamos aquí para compartir un par de puntos de vista del proceso de negociación como lo vemos y que queda por delante de las partes.

El proceso de negociación se llevó todo como una negociación bilateral entre el Gobierno colombiano y las FARC, pero ¿era realmente bilateral? Como negociadores, uno de los principales pasos a seguir es definir claramente “lo que queremos lograr con esta negociación”, en otras palabras, definir el resultado o el objetivo esperado de la negociación. Una vez las partes han hecho esto, de manera conjunta o por separado, ¿no quedaría claro que cualquier resultado sería necesario que la sociedad civil sea parte activa de esta negociación para que el acuerdo sea válido y apoyado? Hay que tener en cuenta si es necesario establecer una negociación bilateral o multilateral, con el fin de alcanzar los objetivos.

¿Y ahora qué? Las dos partes tienen dos caminos por delante, bloqueo o volver a negociar. Ambos caminos tienen costes que las partes deben considerar antes de elegir su próximo movimiento. Los negociadores hábiles calculan los costes de ambos escenarios, no sólo el de ellos sino también para sus homólogos y luego toman una decisión. No es el momento de dejar a los egos y el poder que lideren la mesa de negociación, pero hay que tener en cuenta los costes e intereses comunes para actuar en consecuencia.

Un mensaje final a nuestros amigos lectores, rara vez el 100% de las personas, obtiene el 100% de sus objetivos en una negociación. La negociación es un compromiso donde el dar y obtener están juntos. La negociación es un proceso de intercambio.

 

Rafael Castellanos y Silvio Escudero

Scotwork América Latina


COMPARTIR

blogAuthor

Sobre el Autor:

Rafael Castellanos y Silvio Escudero
No bio is currently avaliable

Último Blog:

DUPed

Dos son compañía; 27 es una multitud. Puede ser complicado negociar con una sola parte, pero cuando hay 27 intereses divergentes en el otro lado de la mesa, se vuelve aún más difícil. Eso es solo parte del desafío que el gobierno del Reino Unido tiene en sus negociaciones Brexit. En la mayoría de las negociaciones, el negociador no está negociando para su propio beneficio; casi siempre representan una coalición de intereses. Si esa coalición está unida en su mandato al negociador, entonces él o ella pueden tener muy poco margen de maniobra. Cualquier concesión más allá del mandato tendrá que volver a la coalición para su aprobación. Sin embargo, si hay desunión entre la coalición, entonces la habilidad del negociador para llegar a un acuerdo es fatalmente defectuosa…

Último Tweet:

Scotwork España, S.L.
C/Hernani, 57, Bajo Oficina 3
Madrid
28020
España
(+34) 914 354 999
info.es@scotwork.com
Síguenos
cpd.png
voty2016_sign_gold.png