¿Debería Negociar Todo?

Publicado: abr. 21 , 2016
Autor: Alan Smith

Cuando le dijo a la gente lo que hago para vivir, mucha gente a menudo no consigue realmente entender lo que hago. Me gusta decirles que la negociación es el arte de conseguir más de lo que se quiere, esto los desconcierta aún más. Es de esperar que se conviertan en una oportunidad de negocio.

Muchos otros sienten cierta simpatía y pena por aquellos que viven a mi lado, sobre todo mi familia y amigos.

Pero todos ellos piensan lo agotador que debe ser estar constantemente negociando un mejor acuerdo en todas las relaciones todo el tiempo.

La verdad del asunto es que no negocio ni la mitad de veces que puedo, pero sí que reconozco la oportunidad de hacerlo si me hubiera apetecido.

Ayer pasé cuatro horas en un curso de sensibilización y reeducación vial como castigo por superar el límite de velocidad de 80 kilómetros por hora en un tramo de velocidad variable. Pensé que los límites variables no eran exigibles (no es cierto), y que las cámaras de velocidad establecían el límite de velocidad nacional sin reconocer las variaciones en tiempo real (tampoco es cierto, los radares se restablecen para gestionar situaciones de carretera en el momento). Dos mitos desmentidos.

La parte fundamental del curso, que no fue tan aburrido como se podría pensar, era hacer que la gente piense acerca de las consecuencias del exceso de velocidad en los demás, así como en ti mismo y en reconocer o ser conscientes de los problemas que puede traer la conducción temeraria.

Mientras que en el Reino Unido somos uno de los países más seguros del planeta para conducir (estamos entre los tres primeros junto con Suecia y Canadá), existe alrededor de 1.750 muertes al año en carrera. Esto son 5 personas al día.

Ahora creo que la mayoría de nosotros somos conscientes de que conducir demasiado rápido es tonto, mejor llegar tarde en esta vida que a principios de la próxima. El problema no es la conciencia sino la acción. ¿Qué hacemos con esta conciencia?

Esto también es cierto en muchos aspectos de la vida. Soy consciente de los efectos de beber demasiado, de no hacer suficiente ejercicio o comer alimentos procesados.

Lo mismo sucede con la negociación. No me paso la vida en cafeterías negociando un mejor acuerdo, o ensalzando el valor de mi negocio en el quisco de las esquina.

Lo que hago es reconocer cuando la negociación es una posibilidad, soy consciente del proceso que lo sustenta y lo que necesito con el fin de colaborar con la otra parte, o animarles a demostrar interés.

Es como estar en mi coche, prefiero el asiento del conductor.

 

Alan Smith


COMPARTIR

Alan Smith

Sobre el Autor:

Alan Smith
Mi experiencia es marketing y publicidad. Después de graduarme en Economía, entré en el mundo de la agencia para convertirme a los 28 años, en el MD del mayor proveedor independiente de marketing de Londres.

Leer más sobre Alan Smith

Más artículos de Alan Smith

Último Blog:

DUPed

Dos son compañía; 27 es una multitud. Puede ser complicado negociar con una sola parte, pero cuando hay 27 intereses divergentes en el otro lado de la mesa, se vuelve aún más difícil. Eso es solo parte del desafío que el gobierno del Reino Unido tiene en sus negociaciones Brexit. En la mayoría de las negociaciones, el negociador no está negociando para su propio beneficio; casi siempre representan una coalición de intereses. Si esa coalición está unida en su mandato al negociador, entonces él o ella pueden tener muy poco margen de maniobra. Cualquier concesión más allá del mandato tendrá que volver a la coalición para su aprobación. Sin embargo, si hay desunión entre la coalición, entonces la habilidad del negociador para llegar a un acuerdo es fatalmente defectuosa…

Último Tweet:

Scotwork España, S.L.
C/Hernani, 57, Bajo Oficina 3
Madrid
28020
España
(+34) 914 354 999
info.es@scotwork.com
Síguenos
cpd.png
voty2016_sign_gold.png