Corte de pelo 101

Publicado: feb. 11 , 2016
Autor: Stephen White

Hoy me corte el pelo, y aprendí algo simple pero útil. Hablando con el barbero le pregunté si alguna vez había estado en un restaurante local en particular. Sí, me dijo, pero fue hace unos 5 años y era muy bueno. Se había encontrado un pequeño trozo de plástico en su boca mientras comía, y le impresiono mucho la respuesta del camarero. Él explicó:

“Yo le dije,  no me gusta quejarme o hacer un escándalo, porque no soy ese tipo de persona, pero creo que debería saber que este pedazo de plástico estaba en mi comida. El camarero lo miro y dijo “genial, gracias por decírmelo”, y se marchó. Ninguna disculpa, ninguna compensación, nada en absoluto. Estaba furioso. Así que no he vuelto a ese restaurante desde entonces”.

Hay una cierta disonancia cognitiva aquí. Mi peluquero estaba irritado porque él no había obtenido una disculpa y/o algún tipo de compensación. Sin embargo, mediante sus comentarios hacia el camarero, que NO quería quejarse, efectivamente le estaba diciendo que no quería ningún tipo de disculpa o compensación. Su comportamiento exterior oculto su verdadero estado emocional, por desgracia, en su perjuicio.

Probablemente hay algunos matices culturales aquí. La mayoría de los europeos occidentales del norte no exteriorizan sus emociones cuando algo va mal. Restan importancia al problema, no piden una solución, por lo que normalmente, no consiguen lo que esperaban a cambio. Su conducta eterna a menudo esconde un estado emocional. Solamente llamar al camarero para decirle algo negativo es emocionalmente incómodo.

Hace poco alquilé un coche de Avis. El recepcionista me dijo que me daba un upgrade a un coche más grande o una ranchera. Le dije que no quería un coche más grande o una ranchera – había reservado un coche pequeño porque el aparcamiento en la ciudad que visitaba es una pesadilla, así que un coche pequeño es mejor. Insistió. Calmadamente le dije que no, de nuevo. Me dijo que no tenía un coche pequeño disponible de inmediato; tendría que esperar. Cortésmente le enseñe mi tarjeta preferencial, intentando intimidarlo. No funcionó. Con la necesidad de llegar a mi reunión, capitulé.

Pero imagine si, al mismo tiempo que me mantenía tranquilo, pudiese escuchar una conversación similar en la siguiente ventanilla donde otro cliente armaba un escándalo tal, que el empleado cedía y el coche pequeño se hacía inmediatamente disponible. ¿Tendría que cambiar mi comportamiento? ¿Estaría dispuesto a exteriorizar mis emociones? Creo que lo haría.

Mi punto no es que el comportamiento emocional siempre obtiene buenos acuerdos, sino ser capaz de cambiar el enfoque placido o ruidoso que llevamos dentro, y debemos animar que las emociones se exterioricen dependiendo el resultado que esperamos. Si el comportamiento ruidoso produce un mejor acuerdo, ¡sea ruidoso!

 

Stephen White


COMPARTIR

Stephen White.jpg

Sobre el Autor:

Stephen White
Mi formación es en ventas y marketing. Estudie Derecho en la Universidad y trabajé para 2 importantes empresas de embalaje durante 13 años en ventas y gestión de ventas. Me uní a John McMillan y a Scotwork en 1984. Durante los siguientes 25 años juntos con nuestro equipo ofrecemos formación y consultoría, construí el negocio global y desarrollé la cartera de productos de Scotwork.

Leer más sobre Stephen White

Más artículos de Stephen White

Último Blog:

¿Una Metáfora Para Las Negociaciones Del Brexit?

Un interesante ejemplo de 'reducir las diferencias' me llamó la atención esta semana. La historia debe ser anónima debido a la confidencialidad del cliente, pero la esencia fue una disputa sobre el monto de un pago entre una empresa de seguros y un propietario de una empresa, después de que las instalaciones comerciales fueran destruidas por el fuego. Algunos de los hechos que rodearon el incendio habían hecho sospechar a los aseguradores, aunque no había pruebas sólidas de fraude. Sin embargo, las aseguradoras se mostraron reacias a pagar lo reclamado, que era cercano a los 10 millones de euros...

Último Tweet:

Scotwork España, S.L.
C/Hernani, 57, Bajo Oficina 3
Madrid
28020
España
(+34) 914 354 999
info.es@scotwork.com
Síguenos
cpd.png
voty2016_sign_gold.png