¿En Dónde Lo Vas A Leer?

Publicado: sep. 04 , 2014
Autor: Alan Smith

Soy un fan de Kindle.

Es conveniente, fácil de leer por la noche, puedes llevar una gran cantidad de productos, etc. Pero aunque me gustan mucho los libros la gran ventaja del Kindle es el precio que pagas y la facilidad con la que puedes obtener cualquier libro impreso en cualquier momento, siempre que tenga acceso a Internet. Brillante.

No soy el único. Amazon, que produce el Kindle, vende unos 10 millones de dispositivos de lectura al año, y los propietarios compran más o menos 10 libros por año para alimentar a sus dispositivos y su hábito de lectura. Eso es un montón de libros.

Parece que no todo el mundo siente lo mismo acerca de Kindle, sin embargo, como demuestra la discusión entre el gigante de la editorial francesa Hachette y Amazon acerca de precios y de control.

A menos que usted haya estado viviendo en una cueva sin libros, podría haber escuchado la pequeña pelea entre el gigante minorista Amazon y el editor de libros Hachette. Es todo acerca de las versiones digitales de los libros – libros electrónicos – y todo se reduce a esto: Amazon quiere vender la mayor parte de ellos por $9,99, y Hachette quiere establecer sus propios precios en función del título y el autor.

Una vez que Amazon se hizo lo suficientemente grande como para dictar las condiciones, declaro que $9,99 sería el precio para los libros electrónicos. Simon & Schuster, Penguin, Hachette y otros editores querían fijar sus propios precios, pero no les quedaba ninguna ventaja contra el dominio de Amazon. Las negociaciones comenzaron.

Una vez que las negociaciones comenzaron, Hachette y Amazon rápidamente se vieron enfrentados. Hachette quiere fijar los precios al por mayor en un 70 por ciento del precio al por menor, fuera de eso, pagar cualquier cantidad negociada con los autores – acerca de un 10 por ciento. Eso deja un 30 por ciento a Amazon, en función de las ofertas. Amazon, por su parte, está dispuesto a mantener sus márgenes en libros electrónicos en el 30 por ciento, pero está convencido de que el precio de la mayoría de los libros debe ser a $9,99 o menor, en un elevado número de títulos. Eso es 30 o 50 por ciento menor que los precios actuales, dependiendo del título. También propuso que los editores se dividan el 70 por ciento con los autores, en lugar de tomar parte en ella.

Amazon presiona a los proveedores para mantener su ventaja competitiva, y los editores están en la línea de fuego. Se afirma que los precios reducidos de los libros electrónicos en realidad dan como resultado mayores ventas y más dinero para todos los jugadores, no menos. Ellos argumentan que los altos precios de los libros electrónicos no están justificados ya que los editores no tienen que hacer frente a gastos de impresión, devoluciones, re-venta y almacenamiento. También creen que los precios altos están perjudicando a la industria del libro, que debe competir contra todas las demás formas de entretenimiento.

Mientras tanto, Hachette piensa que un precio único no va a funcionar; quieren tener la capacidad de fijar el precio de sus propios libros. Se ha dicho que sólo llegaran a un acuerdo que valore el papel del editor en la “edición, marketing y distribución” de los libros. Como una excavación final, acusó a Amazon de hacer daño a los autores, con sus acciones, y cree que – no ellos – deben compensarlos por las pérdidas una vez que se resuelva la disputa.

Las líneas están escritas y la batalla en marcha.

Hachette tiene otra carta particularmente interesante. Tiene el apoyo de muchos autores y si retiran su producto de Amazon sospecho que los consumidores en busca de JK Rowling, Stephen King, AA Milne, Iain Banks, por nombrar sólo unos pocos, tendrá que realizar sus compras en otros lugares, lo que impactara a Amazon, no sólo económicamente, sino también su principio rector de vender todo en un solo sitio.

Será interesante si juegan esta carta.

El peligro, por supuesto, al emplear la ruta de la sanción es que la mayoría de nosotros, y Amazon no es una excepción, cuando nos vemos amenazados, iremos a pelear.

Sospecho que vamos a ser capaces de leer todo acerca de cómo se resuelve. Tal vez en un Kindle.

 

Alan Smith


COMPARTIR

Alan Smith

Sobre el Autor:

Alan Smith
Mi experiencia es marketing y publicidad. Después de graduarme en Economía, entré en el mundo de la agencia para convertirme a los 28 años, en el MD del mayor proveedor independiente de marketing de Londres.

Leer más sobre Alan Smith

Más artículos de Alan Smith

Último Blog:

DUPed

Dos son compañía; 27 es una multitud. Puede ser complicado negociar con una sola parte, pero cuando hay 27 intereses divergentes en el otro lado de la mesa, se vuelve aún más difícil. Eso es solo parte del desafío que el gobierno del Reino Unido tiene en sus negociaciones Brexit. En la mayoría de las negociaciones, el negociador no está negociando para su propio beneficio; casi siempre representan una coalición de intereses. Si esa coalición está unida en su mandato al negociador, entonces él o ella pueden tener muy poco margen de maniobra. Cualquier concesión más allá del mandato tendrá que volver a la coalición para su aprobación. Sin embargo, si hay desunión entre la coalición, entonces la habilidad del negociador para llegar a un acuerdo es fatalmente defectuosa…

Último Tweet:

Scotwork España, S.L.
C/Hernani, 57, Bajo Oficina 3
Madrid
28020
España
(+34) 914 354 999
info.es@scotwork.com
Síguenos
cpd.png
voty2016_sign_gold.png