Dejar de Tomar el Raíl

Publicado: jul. 03 , 2014
Autor: Robin Copland

Sinceramente, no sé cuántas ciudades tienen tranvías. Sé que en el Reino Unido, hay unos pocos y algunas de las redes son extensas. Manchester y Sheffield, por citar solo dos, tienen líneas que van por todas partes, y sé que están siendo bien utilizadas, tanto que viene de ser anunciado una importante actualización.

Edimburgo se une con orgullo a estas dos ciudades y, por supuesto, muchas otras ciudades europeas tienen su propio tranvía – iba a utilizar la palabra “red” pero no sería del todo cierto; la palabra “línea” podría ser mejor. Les puedo decir, sin haber realizado ninguna investigación y sin riesgo a equivocarme, que la línea de Edimburgo está por encima de todas las demás líneas – en su coste por kilómetro.

Estos son los hechos:

  • Uno: la línea (drásticamente reducida de los planes originales) va desde el aeropuerto a York Place en el centro de la ciudad.
  • Dos: tiene una distancia de 14 kilómetros.
  • Tres: costo asombrosamente £776m de libras, para su construcción, lo que significa que…
  • Cuatro: que cuesta £55,43m por kilómetro.

Y esto, por cierto, sucedió en Escocia, donde se guardan celosamente los centavos, para que las libras se puedan cuidar por sí mismas. O al menos, lo hacemos hasta septiembre, cuando votamos por la independencia, habrá una negociación interesante en el uso continuado de la Libra Esterlina.

Además, y sólo para poner un poco de color a la mala gestión que prevaleció durante la puesta en marcha y la construcción del proyecto, la línea no aporta nada a la infraestructura de transporte de la ciudad.

  • El aeropuerto cuenta ya con un fantástico servicio de autobús que lleva a sus pasajeros al centro de la ciudad en menos tiempo que lo hace el tranvía;
  • Cierto, hay una estación de enlace en la estación de tren de Haymarket de la ciudad, pero criminalmente no hay ningún enlace a la estación principal, Waverley en el centro de la ciudad – a pesar del hecho de que existe rampas de entrada y salida de la estación que podrían haber sido fácilmente adaptadas para dar cabida a los tranvías.
  • No se pueden transportar bicicletas en el tranvía, por lo que, si su idea era ayudar con el tráfico de las calles, no ayudará de mucho.
  • Para una gran parte de su recorrido por la ciudad, la línea pasa por una zona industrial y de oficinas – los ciudadanos no harán ningún uso en particular de estas instalaciones.

Es una pena; me temo que los ciudadanos honestos de nuestra gran ciudad, no utilizaran el tranvía, y no harán nada de lo que se necesita saber – es decir, extender la línea a Leith y Granton. Continuara haciendo su recorrido, tocando su campana y seguirá siendo visto por lo que es – una irrelevancia; una irrelevancia cara.

 Hay por supuesto, algunas lecciones que se pueden sacar de todo esto – lecciones que cualquier negociador que se aprecie tendría que prestar atención.

  • Tener una visión y asegurarse que todas sus negociaciones siguen el mismo camino que su visión estratégica.
  • Compare continuamente la visión contra las demandas del mercado proyectadas – para no ser arrastrados a un proyecto de vanidad.
  • Asegúrese de que negociadores competentes y profesionales, están a cargo de cualquier reunión entre la parte contratante y sus contratistas.
  • Firme contratos comerciales de forma estanca con cláusulas de penalización incluidas.

Bastante fácil en retrospectiva.

Ah – y otra cosa: no permita, bajo ningún concepto, que los concejales de una ciudad estén cerca de una mesa de negociación.

 

Robin Copland


COMPARTIR

Robin Copland

Sobre el Autor:

Robin Copland
Tengo experiencia en ventas, en marcas como Del Monte, Campbell y Nabisco para reatail, a continuación, trabajé en el sector hotelero, en venta y comercialización de marcas de gama alta como Gleneagles Hotel y el St Andrews Old Course Hotel a un mercado internacional.

Leer más sobre Robin Copland

Más artículos de Robin Copland

Último Blog:

¿Una Metáfora Para Las Negociaciones Del Brexit?

Un interesante ejemplo de 'reducir las diferencias' me llamó la atención esta semana. La historia debe ser anónima debido a la confidencialidad del cliente, pero la esencia fue una disputa sobre el monto de un pago entre una empresa de seguros y un propietario de una empresa, después de que las instalaciones comerciales fueran destruidas por el fuego. Algunos de los hechos que rodearon el incendio habían hecho sospechar a los aseguradores, aunque no había pruebas sólidas de fraude. Sin embargo, las aseguradoras se mostraron reacias a pagar lo reclamado, que era cercano a los 10 millones de euros...

Último Tweet:

Scotwork España, S.L.
C/Hernani, 57, Bajo Oficina 3
Madrid
28020
España
(+34) 914 354 999
info.es@scotwork.com
Síguenos
cpd.png
voty2016_sign_gold.png