Unidos en un potencial fracaso

Publicado: jul. 11 , 2013
Autor: Robin Copland

Ya este mayo, el exministro de industria del gobierno laborista Lord Mandelson, advirtió de que "un grupúsculo en la cúpula de partido laborista está intentando ejercer su influencia", y de que, si no actuaba,  el líder laborista Ed Miliband "estaba poniendo en peligro su propia reelección". Todo esto estalló porque Unite, el sindicato de comerciantes más importante del Reino Unido, había estado introduciendo de manera progresiva a sus miembros entre los militantes laboristas de las circunscripciones locales. El sindicato había elegido específicamente aquellas circunscripciones en las que nuevos candidatos debían ser elegidos.

Falkirk, un feudo laborista situado en el centro de Escocia, era una de esas circunscripciones. Su actual diputado laborista es Eric Joyce. Pero Joyce no se presentará a las elecciones de 2015, después de reconocer haber agredido a cuatro personas en el bar del Parlamento Británico… Según los rumores, de los 200 militantes locales, más de 100 son miembros del sindicato Unite. Los órganos centrales del partido consideraron este porcentaje excesivo y, en junio, situaron a la circunscripción bajo su supervisión. La victoria de un laborista en la circunscripción está garantizada y no querían que Unite tuviese demasiada influencia en la elección del futuro diputado.

Pero hay otra cuestión aquí en juego: Unite es el principal apoyo financiero del partido laborista. Los líderes del partido, tuvieron por tanto que valorar los pros y contras de mantener el control de la selección de diputados frente a una potencial pérdida de financiación.

Se ha tomado una decisión. En la portada del Times del 3 de julio, el titular reza que "Los laboristas toman medidas para frenar el avance de un sindicato en posiciones clave". Parece que, pese al revés de Falkirk, el sindicato Unite estaba logrando aumentar el control de circunscripciones clave. Presuntamente, ha escrito por ejemplo a militantes de la circunscripción de Ilford (al este de Londres) ofreciéndoles sufragar el primer año de militancia. La campaña ha aumentado el número de militantes en un 10%. En respuesta, Ed Miliband ha anunciado que el partido ha arrebatado el control de 14 circunscripciones al sindicato.

Los líderes de Unite, así como los de otros sindicatos, no están contentos. Un portavoz de Unite ha declarado que su táctica es "una forma válida de aumentar la presencia de la clase trabajadora en la política". El 10 de julio, un artículo del periódico Independent decía que "sólo un 10% de los militantes estaban dispuestos a dar 3 libras anuales para financiar al partido laborista. El señor Miliband quiere abandonar el sistema actual en el que los militantes tienen que decidir no pagar por ser militantes".

Y el partido tampoco está contento con el comportamiento de los sindicatos. Un activista declaraba recientemente que "es un claro intento de comprar los puestos en el partido. Si fuese simplemente un esfuerzo de Unite por incrementar la militancias, ¿por qué se ocupan sólo de aquellas circunscripciones en la que hay que elegir nuevos líderes?"

Es interesante analizar qué han dicho los líderes de las respectivas partes. En todas sus declaraciones, Ed Miliband se ha concentrado en criticar las malas prácticas que están teniendo lugar. Por su parte, el Secretario General de Unite, Len McCluskey, se ha concentrado en desplazar el foco de atención hacia otros grupos que realizan las mismas prácticas, como Lord Sainsbury financiando a diputados más centristas.

Miliband y su equipo has analizado la situación en profundidad. Han valorado los riesgos y, en lugar de negociar con los sindicatos, han decido mantenerse firmes en la política que consideran justa. Impondrán su voluntad frente a la de los sindicatos, oponiéndose así a sus apoyos económicos más importantes. Algunos dirán que la decisión es estúpida; otros advertirán de los riesgos. Miliband y sus asesores han decidido que el riesgo de perder el control político es superior al de una potencial pérdida de apoyo financiero.

¿Cuál es la lección para un negociador? A veces, uno debe mantenerse firme en lo que cree y reconocer que no todo es negociable. Si conoces tus límites y tienes unos principios directores, es más fácil poder sortear situaciones difíciles como ésta.

 

Robin Copland


COMPARTIR

Robin Copland

Sobre el Autor:

Robin Copland
Tengo experiencia en ventas, en marcas como Del Monte, Campbell y Nabisco para reatail, a continuación, trabajé en el sector hotelero, en venta y comercialización de marcas de gama alta como Gleneagles Hotel y el St Andrews Old Course Hotel a un mercado internacional.

Leer más sobre Robin Copland

Más artículos de Robin Copland

Último Blog:

¿Una Metáfora Para Las Negociaciones Del Brexit?

Un interesante ejemplo de 'reducir las diferencias' me llamó la atención esta semana. La historia debe ser anónima debido a la confidencialidad del cliente, pero la esencia fue una disputa sobre el monto de un pago entre una empresa de seguros y un propietario de una empresa, después de que las instalaciones comerciales fueran destruidas por el fuego. Algunos de los hechos que rodearon el incendio habían hecho sospechar a los aseguradores, aunque no había pruebas sólidas de fraude. Sin embargo, las aseguradoras se mostraron reacias a pagar lo reclamado, que era cercano a los 10 millones de euros...

Último Tweet:

Scotwork España, S.L.
C/Hernani, 57, Bajo Oficina 3
Madrid
28020
España
(+34) 914 354 999
info.es@scotwork.com
Síguenos
cpd.png
voty2016_sign_gold.png