No lo voy a contar

Publicado: feb. 21 , 2013
Autor: Alan Smith

Imagine que llega muy tarde a casa. Quiero decir muy tarde.

Está subiendo las escaleras a las 3 de la madrugada, intentado no hacer crujir los escalones de madera. Empuja la puerta de la habitación y desliza los pies lentamente por la habitación.

Nada de lavarse los dientes, demasiado ruido. Y mejor tirar de la cadena mañana.

Empieza a quitarse los pantalones y ya demasiado tarde recuerda las monedas que lleva en el bolsillo trasero. Las monedas caen al suelo de madera haciendo un ruido estrepitoso.

"¡Pero qué horas son estas! ¿Se puede saber dónde demonios has estado?".

"Buena pregunta, cariño. Te lo cuento por la mañana", es su respuesta.

Enviamos información a los demás respondamos o no a sus preguntas. A veces la claridad en las respuestas, aunque sean malas noticias, es mejor que ser confuso y dejar a la otra parte que imagine su propio escenario.

El furor generado en torno al sistema de salud público británico (NHS) se ha exacerbado por la aparente hipocresía sobre qué información debe compartirse.

Por un lado, el ministro de sanidad Jeremy Hunt ha defendido la necesidad de un clima de transparencia y confianza. Por otro lado, funcionarios del NHS han sido obligados a firmar cláusulas de confidencialidad que les impiden declarar posibles fallas en el sistema sanitario derivadas de los recortes presupuestarios.

Corren malos tiempos para el sistema público de salud, no cabe duda. Y quizás la única forma de ponerle remedio sea ser verdaderamente transparentes con la situación.

Crear una cultura de la opacidad y la confusión puede enviar un mensaje muy dañino a la sociedad.

 

Alan Smith


COMPARTIR

Alan Smith

Sobre el Autor:

Alan Smith
Mi experiencia es marketing y publicidad. Después de graduarme en Economía, entré en el mundo de la agencia para convertirme a los 28 años, en el MD del mayor proveedor independiente de marketing de Londres.

Leer más sobre Alan Smith

Más artículos de Alan Smith

Último Blog:

DUPed

Dos son compañía; 27 es una multitud. Puede ser complicado negociar con una sola parte, pero cuando hay 27 intereses divergentes en el otro lado de la mesa, se vuelve aún más difícil. Eso es solo parte del desafío que el gobierno del Reino Unido tiene en sus negociaciones Brexit. En la mayoría de las negociaciones, el negociador no está negociando para su propio beneficio; casi siempre representan una coalición de intereses. Si esa coalición está unida en su mandato al negociador, entonces él o ella pueden tener muy poco margen de maniobra. Cualquier concesión más allá del mandato tendrá que volver a la coalición para su aprobación. Sin embargo, si hay desunión entre la coalición, entonces la habilidad del negociador para llegar a un acuerdo es fatalmente defectuosa…

Último Tweet:

Scotwork España, S.L.
C/Hernani, 57, Bajo Oficina 3
Madrid
28020
España
(+34) 914 354 999
info.es@scotwork.com
Síguenos
cpd.png
voty2016_sign_gold.png